HomeDEPORTES

Ganó el Centro Deportivo Rivadavia

23/01/2011 Opina

El último campeón continúa en racha, esta vez, la víctima fue el Boli. Los goles del elenco de Gustavo Castro fueron marcados por Arce y Córdoba, Castellano marcó el tanto para la Academia. Se jugó en el Mauricio Serra con arbitraje de Federico Fernández.

Nuevo torneo, nueva ilusión. Por el lado del local, la gente tenía todas las fichas puestas en esta nueva oportunidad en el TdI, esto sumado a la vuelta de Mauricio Lobarbo, y las inclusiones al equipo de los habilidosos, Coria y Reyes, pero no supo cómo sustituír a tres titulares indiscutidos, la Joya Jofré, Cristian Maldonado y el mediocampista Lucas Parra, por estar suspendidos. Por el lado de los naranjas, últimos campeones del torneo mendocino, tienen como principal objetivo el ascenso al federal Argentino B, y parece ir bien encaminado, aunque claro está, esto recién comienza.

Y arrancó a girar la caprichosa. Durante los primeros 20 minutos Argentino era quien manejaba el balón a su merced. El Negro Páez, se hacía dueño del balón, mientras que Coria y Reyes, se las rebuscaban para acompañar al ocho de la acadé. A los 3 minutos del inicio del match Lobarbo probó la resistencia del portero naranja, con un zurdazo del borde del área grande, pero este respondió como a lo largo de casi todo el encuentro, eficazmente.

Se cumplía el primer cuarto de hora, y nuevamente Videla se puso el traje de héroe, y sacó una pelota de la línea tras el cabezazo del central Castellano. Nuevamente Rivadavia se salvaba. Pero volvió la profesía. Lo que no entra en un arco, entra en el otro. 24 minutos marcaba el reloj, y los visitantes tuvieron la gran oportunidad de abrir el marcador. Tiro libre cerca del área ideal para un zurdo. Nicolás Arce acomodó el esférico y, como si fuera con la mano, la ubicó al ángulo. Injustamente, los del Este en ventaja.

Desde ese momento, y hasta el fin del primer tiempo, la cosa se puso más pareja, aunque esta vez quien dominaba eran los dirigidos por el huevo Castro.

Llegaba el ocaso de los primeros 45 y tras un exquisito centro ejecutado por el negro Páez, Ema catellano impactó el balón dirigiéndolo hasta el fondo del arco. Asi caían los primeros 45.

El complemento era sólo una sombra del primer tiempo. Si bien los locales buscaron con todas sus armas lastimar el arco de Rivadavia, lejos estaban de cumplirlo. Ninguno de los dos era el dueño de la redonda, pero los Naranjas poco a poco se fueron haciendo de ella, gracias al buen trabajo de sus mediocampistas, esto sumado a la seguridad que le transmitía Arce cada vez que se hacía dueño de la pelota.

Nuevamente llegaba lo que fue sin dudas, el duelo de la tarde. El escurridizo Andrade frente a la gran figura de la tarde, Raúl Páez. Pero la victoria de este enfrentamiento, pese a la gran actuación del delantero académico, fue para el defensor del naranja, uno de los culpables de que los locales no pudieran llegar con suma peligrosidad al arco de Videla.

Se cumplian los 60 minutos de juego y Rivadavia volvió a golpear. Luciano Rodríguez se le escapó por la banda derecha a Hervas y metió un centro quirúrgico, centro que anticipó Seba Cordoba, de buen partido, y puso las cosas 2 a 1 para el último campeón del torneo mendocino de primera división.

La última media hora de juego fue solo decorado. Los naranjas, con mucho andamiaje, jugaron con el nerviosismo de Argentino, que no pudo penetrar la defensa de Rivadavia.

El match se fue con poco juego, a pesar de las buenas intenciones. El Centro mató el encuentro e hizo su negocio. Se llevó tres puntos importantísimos de San José y ahora lidera su zona, aguardando por el partido de mañana entre Murialdo y Gutiérrez.

Fuente: MendozaGol.-