HomeDEPARTAMENTALES

Demoras de 3 meses en los arreglos del puente carretero de Palmira

29/01/2011 1 Comentario

Las mejoras a las que está siendo sometido el legendario puente carretero sobre el río Mendoza, demorarán todavía entre tres y cuatro meses, lo que es observado con cierta inquietud por los miles de usuarios que atraviesan el lugar.

La importante obra, encadenada a la repavimentación y reconstrucción de rutas de las inmediaciones, como la 50, sufrió variaciones en su proyecto original, que obligarán a extender su plazo de entrega.

De acuerdo al ingeniero Sergio Cipolla, supervisor de obra por parte de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV), las correcciones propuestas, algunas sugeridas por vecinos, deben ser aprobadas por el organismo que financia el emprendimiento, el BID, lo que se traducirá en mayores tiempos de ejecución.

Es por eso que ayer se observaba poca actividad en el paso de hierro, construido en 1907, y que vincula las localidades de San Roque (Maipú) con Palmira (San Martín).

El ingeniero Cipolla explicó que entre las primeras variaciones figura la colocación de una capa de nivelación de hormigón, sobre la que irá la losa que conformará la banda de rodamiento del camino del puente. También se ha innovado en las pasarelas de ambos costados del puente, que llevarán una tela de metal desplegado para proteger el desplazamiento de los transeúntes.

Este equipamiento fue pedido por habitantes del cercano barrio Flores, en la jurisdicción de San Roque.

El mismo funcionario confirmó que «en tres o cuatro meses podemos estar habilitando el puente», lo que se traducirá en un alivio para los miles de conductores de autos, camiones, micros y camionetas que van de un lado a otro.

Hay que señalar que la obra, junto a la repavimentación de las rutas 50, 20, 27 y 24, forman parte de un paquete licitatorio tramitado en el marco del programa Mendoza Productiva, del Ministerio de Hacienda de la Provincia, por aproximadamente 22 millones de pesos.

El actual cierre al tránsito del antiguo paso de hierro preocupa a los residentes de los departamentos vecinos, que esperan la agilización de las tareas por parte de la empresa contratista, Vialmani, aunque en esta firma se comentó extraoficialmente que todo depende de las autorizaciones a las modificaciones del proyecto.

Lo que sí ha mejorado es el desvío que se tuvo que realizar para continuar con la vinculación terrestre.

Con la mediación del jefe de la DPV Zona Este, Omar Benegas, se logró que la antigua variante obligatoria de casi 9 kilómetros, se redujera a un circuito de 320 metros de extensión. Benegas, con su personal y apoyo del municipio, logró instalar tubos de una sección de un metro de diámetro y 2 metros de largo, por donde se conduce la por ahora menguada corriente del río Mendoza.

De todos, y pese a que el curso es muy pobre en metros cúbicos, sin la instalación de esos caños no se hubiera podido circular. El hecho de que se haya reducido el desvío, trajo un alivio especialmente a las empresas de transporte público (Dicetours y Nueva Generación), cuyas unidades estaban haciendo 160 km diarios por cada colectivo, con el consiguiente incremento en los costos de explotación.

«Esperamos que aceleren ahora», dijo la vecina maipucina Esther Ferri, que con su familia explota un lavadero de vehículos, sobre ruta 50, y cuyas entradas se vieron limitadas por el corte. Sin embargo, admitió que a los trabajos hay que darles un tiempo.

En lo que concierne al armazón ferroso del paso, técnicos señalaron que está en buenas condiciones, especialmente después de reparaciones efectuadas por la contratista.

Entre los pocos trabajos que se observan actualmente, mientras se aguarda la intensificación de las tareas, figuran la reposición de las chapas de veredas peatonales, mientras que por abajo se procede al arenado (limpieza) y al pintado de los apoyos del puente.

Fuente: Diario Los Andes.-

1 Comentario »

  • correcamino dijo:

    ES LAMENTABLE LA DEMORA DE ESTA OBRA, SIENDO UN ACCESO ESTRATEGICO, NO HAY JUSTIFICACION.-