HomePOLICIALES

Asaltaron y le dispararon a un médico en San Martín

04/02/2011 1 Comentario

José Peláez (30) salvó milagrosamente su vida ayer, cuando al regresar en horario de siesta a su casa del residencial barrio Mebna, en San Martín, oyó ruidos en el interior y al salir al patio, sintió 3 balazos que pasaban a centímetros de su cabeza y lo dejaron aturdido.

Peláez, médico de profesión, en su domicilio de calle Lima y aún conmocionado por el tremendo hecho que le tocó vivir, relató a Los Andes: «Regresé de casualidad a esa hora, 14.30, a buscar unos papeles para llevar al consultorio y me encontré con este desastre. Cuando quise ingresar busqué prender la alarma y me llamó la atención que no funcionara».

Y siguió: «Entonces, desenllavé la puerta y lo primero que veo es la central de alarmas de la casa totalmente rota, tirada en el piso. Sentí unos ruidos en la habitación matrimonial y veo que desde la puerta-ventana estaba forzada con un palo de 2 metros y salgo corriendo al patio, cuando no alcanzó a caminar un par de metros y siento 3 tiros que me zumban cerca de la cabeza. Del miedo me voy para el garaje, salgo y llamé al 911 y si bien llegaron muy rápido los policías, es extraño que no hayan atrapado a nadie».

Al parecer, los ladrones tuvieron el suficiente tiempo para requisar la casa y se alzaron con un suculento botín: armas, joyas, alhajas, dinero en efectivo, computadoras, un televisor LCD de 32 pulgadas y una máquina de fotos. Según estimaciones previas, el total de lo sustraído largamente superaría los 50 mil pesos.

Luego, para escapar sortearon un cerco-medianero con púas y puntas y -aparentemente- por el costado oeste de la casa, donde linda otra vivienda desocupada, pasaron los elementos robados. Llamó la atención que a pesar de andar por los techos y en plena hora de la siesta, no hayan sido divisados por ningún vecino.

Demostrando ser especialistas en anular dispositivos electrónicos, los malhechores se valieron de un ladrillo y un nailon para bloquear otra alarma de patio interior con que cuenta la vivienda. En total, neutralizaron las 2 centrales, la externa y la interna. Además, para no dudar de sus intenciones, desde arriba del techo cortaron el teléfono y el telecable.

«Yo me he salvado de milagro, porque las balas me han pasado tan cerca. Creo que no me quisieron matar. Yo alcancé apenas a ver 2 bultos en el patio interno, porque cuando me asomé, apenas, sentí los balazos. Tengo una bebe de 3 meses y vivo con mi esposa, pero esta inseguridad, me avergüenza. Y lamento haber votado a Jaque y su maldito plan de seguridad», comentó encolerizado el joven galeno.

«Yo me vine a San Martín porque creía que era para más seguro. Ahora me quiero ir y lo voy a hacer en poco tiempo», se lamentó.

«Yo estudié para salvar vidas, pero ahora veo a mi esposa y a mi bebé de 3 meses, y te juro que me dan ganas de llorar, porque estuve cerca de la muerte. Casi me matan. ¿Entendés? Pero estas personas que me robaron, no son rateros. Han puesto un destacamento de policía turística acá cerca, pero es ridículo. ¿A que van a venir a San Martín, a ver los robos?», finalizó aún conmocionado.

Fuente: Diario Los Andes.-

1 Comentario »

  • Alberto Aguirre dijo:

    Esta es la seguridad jurídica y policial que tenemos que transformar. Cada día somos más los perjudicados. Cuanto tiempo más llevará????