HomeMAS NOTICIAS

La tormenta se llevó todas sus pertenencias

17/02/2011 Opina

El barrio Cristo La Piedad, del distrito de Las Catitas ubicado al costado sur de la ruta provincial 50, ha presentado recurrentes inconvenientes en su edificación, que se traduce en filtraciones en paredes y techos. Pero ayer, los problemas se hicieron más evidentes.

«La lluvia pasaba derecho, teníamos como 30 centímetros de agua acá dentro de la casa», aseveró a Los Andes José Escudero, mientras intentaba secar algunos colchones. «De mi familia fuimos tres los evacuados… hasta las 4 de la mañana buscamos poner algún nylon para que no se perdiera todo», apuntó.

Ramón Garro, otro vecino que en su casa poseía una pequeña heladería, se lamentaba porque la lluvia se llevó casi todo: «Hemos perdido colchones, equipos de música, heladeras, muebles y también los helados… Yo decidí quedarme con mi hijo, porque las puertas no son seguras y teníamos temor a algún robo; pero mi esposa, mi hija y sus 3 hijos, y mi suegra de 80 años se tuvieron que ir a pasar la noche a la casa de mi cuñado», dijo y se mostró agradecido por la ayuda municipal.

Móviles policiales, municipales y hasta el auto del sacerdote Ennio Chaille colaboraron en la evacuación de algunos vecinos, mientras que los bomberos se hicieron presente por precaución. En las viviendas afectadas, la empresa Esesa, cortó la corriente para evitar posibles accidentes y hasta ayer a la tarde, el servicio seguía interrumpido.

El barrio Cristo La Piedad -entregado en 2006- presentó desde el primer momento problemas edilicios y ante las permanentes quejas de los vecinos, con fondos del gobierno nacional, el Instituto Provincial de la Vivienda lanzó un programa de reparación de las mismas, por un monto aproximado a los 592 mil pesos, a cargo de la empresa Sur Construcciones. En total se deberían reparar las 38 viviendas, en un plazo de 4 meses contados a partir enero de 2011.

El martes, la empresa comenzó a quitar la vieja membrana de 5 techos y los elementos aislantes, y dejó sólo el machimbre, para iniciar la reparación el miércoles. Pero la intensa precipitación provocó grandes daños materiales en esas cinco casas, puesto que la lluvia les inutilizó prácticamente todo lo que tenían en su interior.

De este modo, electrodomésticos y muebles (camas, roperos, placares, alacenas y amoblamientos de cocina) fueron los mas perjudicados, aunque sin obviar los colchones y la ropa. Ayer la empresa constructora colocaba en el techo de las viviendas membranas, de modo provisorio, a la espera de que mejorasen las condiciones climáticas para trabajar en una solución definitiva.

El secretario de Acción Social, Diego Maure, aseguró que «todo lo que han perdido, lo repondrá la empresa constructora».

Fuente: Diario Los Andes.-