HomePOLICIALES

Estafa en San Martín, una mujer vendió dos veces la misma casa

21/02/2011 Opina

Fue a reclamar una boleta de agua y se enteró de que le habían vendido la casa de la que era legítima propietaria. La Justicia ya imputó a una persona por esta defraudación y mañana podría imputar a otras cuatro, entre las que figuran dos reconocidos abogados de la zona Este, para los que la querella pidió la detención. Antes de que tomara intervención el juzgado penal la víctima fue desalojada ya que un juez de paz, inducido a error por los irregulares compradores, creyó que era una usurpadora.

La historia comenzó a tejerse a principios de la década de 2000 cuando, escapando de la crisis, Teresa Gladys Espejo (52), su marido y sus dos jóvenes hijas decidieron vender todo lo que tenían en Palmira y partir a España. Las mujeres se adaptaron rápidamente. Teresa y su hija más grande, ya mayor de edad, consiguieron trabajo y comenzaron a disfrutar de cierta estabilidad. Distinta fue la situación de su marido, que no logró insertarse en el mercado laboral.

En noviembre de 2007, gracias a los ahorros de las mujeres, Teresa compró una casa en San Martín, soñando con el regreso. Adquirió una linda vivienda en Tropero Sosa 412, una muy buena ubicación dentro de la ciudad, y firmó un boleto de compraventa en la que ella y su marido figuraron como nuevos titulares. La escritura no se pudo efectuar en ese momento por algunas deudas de impuestos que tenía la propiedad.

A mediados de 2008, debido a la inactividad del marido de Teresa, se generó una fuerte discusión familiar y el hombre decidió retornar a Mendoza y ocupó la casa de Tropero Sosa. El 16 de marzo de 2009 regresó también Teresa, junto con su hija menor. La convivencia entre el matrimonio se tornó insoportable al poco tiempo y después de una situación de violencia la mujer logró que su esposo fuera excluido del hogar.

De allí en adelante todo transcurrió sin contratiempos hasta que en octubre pasado Teresa fue a reclamar por una boleta de Obras Sanitarias que no le había llegado. Allí le emitieron una boleta y descubrió que su casa ya no estaba a nombre suyo sino que figuraba como propiedad de dos abogados del fuero local. Lo mismo le ocurrió cuando fue a constatar la situación del inmueble en la Municipalidad. Luego logró verificar que su casa había sido “vendida” nuevamente por la mujer a quien ella se la había comprado y que los nuevos “propietarios” eran dos abogados de San Martín en una operación que fue refrendada por un notario. En 2007 Teresa había comprado la casa en $66.875, según el cambio actual en euros, mientras que los abogados pagaron $19.000 el 17 de agosto de 2010.

La mujer denunció esto a la Justicia penal pero antes de que esta tomara en cuenta la acusación Teresa Espejo fue desalojada de su casa y por la fuerza pública, sin mediar intimación, el 15 de febrero último.

La fiscalía del doctor Juan Manuel Bancalari avaló en estos días la denuncia de la víctima y también el Segundo Juzgado de Instrucción de la doctora Alejandra Alonso e imputó a la autora de las dos ventas de la misma propiedad, quien fue acusada de estelionato, un delito que tiene una pena que va de los 6 meses a los 6 años de prisión.

En tanto mañana la Justicia resolverá la suerte de los dos abogados que figuran como compradores irregulares e investigará si el ex marido de la víctima y el escribano que avaló la segunda venta tienen responsabilidad en el caso.

Fuente: Diario Uno