HomePOLICIALES

El análisis dio falso positivo: la chica que acusó a su padre de violarla no está embarazada

23/02/2011 Opina

“La víctima no está embarazada”, aseguró en la tarde de este martes Emilio Caram, director de Apoyo a la Comunidad del Ministerio de Seguridad, al referirse a la joven de 17 años que denunció a su padre por 9 años de abusos y que 24 horas antes, de acuerdo a un informe oficial, cursaba el tercer mes de embarazo.

“No está embarazada y esto fue corroborado por una ecografía y los resultados de un análisis de sangre autorizados por la familia de la
menor”, dijo Caram, replicando así lo que había informado el día anterior la dirección del hospital Perrupato y que volvió a ser ratificado este martes.

“Se informó esto debido al resultado del análisis beta que se había efectuado. Se le sacó fotocopia a este estudio y se lo remitió al juzgado”, insistió el doctor Gustavo Patti, titular del hospital. “Yo no he estado en el día de hoy y nadie me ha informado una novedad de este tipo”, sostuvo.

La novedad del no embarazo de la chica de Rodríguez Peña confundió a médicos y justicia, ya que es difícil, aunque no imposible según sostuvieron varios galenos, que el análisis de búsqueda de valores beta pueda dar un dato errado.

Más allá de esto, la situación procesal del padre de la joven y supuesto autor de los abusos reiterados no se modifica y tampoco se alivia, ya que la calificación del delito es idéntica: abuso sexual reiterado, agravado por el vínculo.

La causa está siendo tramitada en el Segundo Juzgado de Instrucción de la doctora Alejandra Alonso, quien ya dispuso que el detenido fuera imputado y que se lo remitiera a la penitenciaría provincial.

Para la jueza no fue necesario tener en cuenta si la víctima estaba embarazada o no, ya que el testimonio de la joven fue coherente y creíble y, además, las pericias psiquiátricas la catalogaron como una muchacha que no fabula cuando relata el hecho.

Otro elemento que tuvo en cuenta en juzgado fueron los testimonios concordantes de los testigos, entre ellos familiares y conocidos de la familia, que sostuvieron que era frecuente ver a padre e hija juntos y que el hombre era violento y huraño.

La madre de la niña aseguró no haberse percatado de que su hija había sido sometida sexualmente desde los 8 años, aunque no dudó de la veracidad de sus dichos.

En tanto algunos parientes calificaron al agresor como “un hombre que se ponía muy agresivo cuando bebía” y que sus borracheras eran muy frecuentes.

La víctima era amiga y tenía la misma edad que la malograda Mayra Tarifa, la joven que fue violada y asesinada hace casi dos años y que también vivía en el distrito juninense de Rodríguez Peña. Como otras compañeras de Mayra, después del crimen esta joven abandonó los estudios por temor a que le ocurriera algo igual.

Fuente: Diario Uno.-