HomePOLICIALES

Abrieron una investigación por el supuesto secuestro de un pollero en Rivadavia

02/03/2011 Opina

La Unidad Fiscal de Santa Rosa – La Paz investiga un supuesto caso de secuestro extorsivo que entre la noche del martes y la madrugada de este miércoles tuvo en alerta a todas las dependencias policiales de la zona Este. La víctima fue un proveedor de pollos y derivados que dijo haber estado secuestrado durante 7 horas. Sus captores le pedían a la familia $2.000 de rescate pero finalmente decidieron conformarse con los $1.500 que llevaba el hombre, algunos pollos frescos y unas supremas y luego liberaron a su víctima a pocas cuadras de su domicilio y bajo los efectos de algún psicotrópico.

Según la denuncia el hecho comenzó a desarrollarse en el distrito santarrosino de La Dormida. Allí un hombre de 32 años que vende y reparte pollos y derivados en su camioneta Renault Kangoo amarilla y que se domicilia en la ciudad de Rivadavia, fue sorprendido por dos hombres armados cuando salía de visitar a un cliente.

Los delincuentes lo redujeron, le vendaron los ojos y lo comenzaron a pasear por distintos sitios que la víctima no pudo especificar. A las 20 los captores comenzaron a enviarle a la madre del pollero una sucesión de mensajes telefónicos. El primero le advertía de la situación, le recomendaba silencio y le anunciaba que recibirá instrucciones. En los restantes se fijaron $2.000 como rescate y que el pago debía ser llevado por una persona sola, en moto, a un sitio a determinar.

Cerca de la medianoche un nuevo mensaje de texto anunciaba que la Kangoo había sido dejada en la ciudad de Rivadavia, cerca del hospital Saporiti. Hasta allí fue un hermano de la víctima que encontró el vehículo con las llaves puestas.

A las 2 de la mañana un conocido de la familia se topó con el hombre secuestrado que vagaba desorientado en la esquina de Falucho y Comandante Torres, también de la ciudad de Rivadavia, lugar que queda a pocas cuadras de su casa.

El hombre que lo encontró lo trasladó hasta el hospital Saporiti ya que, si bien la víctima no tenía ninguna lesión, no podía hilvanar un relato coherente y parecía estar al borde del desmayo.

Hoy una fuente ligada a la investigación confirmó que el rescate no fue pagado y que de la camioneta Kangoo desaparecieron $1.500 en efectivo producto de las cobranzas, algunos pollos y una media docena de supremas.

Además se aseguró que la víctima todavía no había podido declarar ya que permanecía internado debido a un fuerte shock nervioso.

Fuente: Diario Uno.-