HomeMAS NOTICIAS

Juzgado de San Martín con el gas cortado, goteras y baño clausurado

05/03/2011 Opina

Desde hace algunos días, el Juzgado de Familia ubicado en la ciudad de San Martín viene trabajando en condiciones precarias: uno de sus baños clausurado, el gas cortado, filtraciones de agua y techos que se llueven han irritado el ánimo de buena parte del personal y generado resignación entre quienes tienen que visitar el lugar por algún trámite.

Desde la delegación de la Corte en la zona Este dieron algunas explicaciones y sintetizaron el problema señalando que «se trata de un edificio viejo, que nunca fue pensado para albergar un juzgado. Esto se solucionará definitivamente cuando quede inaugurado el palacio judicial que se está construyendo».

El Juzgado de Familia que se llueve y no tiene gas está ubicado en la esquina de 25 de Mayo y Arjonilla, en la ciudad de San Martín.

«El baño público está clausurado y con la última tormenta se llovieron todos los techos y el hueco del ascensor se llenó de agua», comentó uno de los empleados, que no quiso dar su nombre pero aseguró: «En estas condiciones es difícil trabajar y para colmo anuncian nuevas lluvias; además hay filtraciones de agua, parece que de un caño roto y nadie se preocupa por arreglarlo».

El juez Salvador Arnal, delegado de la Corte en la zona Este señaló, respecto al baño clausurado y a las filtraciones de agua que muestra el edificio, que «hemos denunciado el problema en dos oportunidades a Aguas Mendocinas pero todavía no han venido a solucionarlo. Lamentablemente no es un tema que podamos solucionar nosotros».

Respecto a la falta de gas en el edificio, Armal dijo: «No sólo tenemos el problema allí sino en otros tribunales y en la Cámara del Crimen. Lo que sucedió es que el personal que estuvo trabajando durante la feria (en el mes de enero) olvidó remitir las boletas de gas a la delegación, para que a su vez fuesen enviadas a la Corte, que administrativamente es la encargada de pagar el servicio. Ese olvido llevó a que ahora nos hayan cortado el gas, pero estamos haciendo los trámites necesarios para la reconexión».

El magistrado admitió que los techos gotean con cada lluvia: «En la última tormenta fue un desastre y se inundó incluso el ascensor; el problema es que es un edificio viejo y ninguno de los que usa la Justicia en el Este fue construido para ser usado como juzgado. Cada dependencia de la Justicia funciona como puede, en lugares alquilados. El asunto recién se solucionará cuando quede inaugurado el nuevo palacio judicial que se está construyendo».

Fuente: Diario Los Andes.-