HomeMAS NOTICIAS

Planta de agua potable en el paraje La Menta

05/03/2011 Opina

La desértica localidad de La Menta, a 25 kilómetros al oeste de la Villa de La Paz y a unos 105 km al este de la ciudad de Mendoza, sobre la ruta Nacional 7, ya cuenta con su planta de agua potable, beneficiando a 12 familias y a l70 alumnos que concurren a la escuela 1-583 «María de Allegranzi».

Cristina Peralta (40), una vecina del barrio La Menta, se muestra contenta con el agua potable que ahora sale de su canilla, y mientras bebe de un vaso recuerda: «Antes, cuando recién llegamos nos daba el agua la escuela, pero luego nos la empezó a dar el municipio, que traía uno o dos tanques por día. Teníamos que cuidar el agua porque era escasa. De la canilla me hacía mal al estómago y hervida, también, lo que sumado a que tengo cálculos vesiculares, era todo un drama».

La escuela Allegranzi posee una perforación propia de la que se obtiene agua muy dura (alto porcentaje de minerales). De allí beben niños, maestros y personal no docente. «Vamos a proporcionar botellas y bidones plásticos para que beban el agua potable los niños de la escuela y todo aquel que quiera», resaltó Rubén Capdevila, de Desarrollo Económico de la Municipalidad de La Paz.

Francisco Bustos, responsable de la empresa que realizó la perforación, manifestó: «Rehabilitamos una vieja perforación para este emprendimiento local y que se hizo con empresas locales», manifestó sin omitir ponderar la iniciativa comunal. En tanto, la empresa Aqua live, de María Laura López, fue quien brindó el asesoramiento técnico y analítico de la obra, bajo la supervisión de Aysam.

La cisterna guarda como particularidad, ubicarse en medio del barrio La Menta, inaugurado hace un año; la voluntad de los vecinos para llevar adelante esta iniciativa rápidamente encontró eco comunal y, en pocas semanas, lo que parecía algo lejano, se convirtió en realidad.

La inversión alcanzó a los 100 mil pesos y fue posible gracias a un subsidio de la Subsecretaría de Infraestructura Familiar y la Municipalidad de La Paz, que llevó adelante el proyecto y la ejecución de la obra. La capacidad de potabilización de la cisterna es de 10 mil litros diarios agua.

Ya se prevé una segunda etapa para la realización de un acueducto y la extensión de la red. De ese modo, algunos lugareños -que viven en lugares dispersos de ese paraje- podrán contar con el agua potable sometida a continuos análisis de salubridad. Además, dada la excelente calidad de la misma, algunos vecinos buscan la autorización para envasar el agua en bidones, venderla y generar un ingreso extra, mediante un emprendimiento comunitario.

«Donde hay vida hay esperanza y esta experiencia tan positiva la vamos a volcar en otros lugares de La Paz», acotó el jefe municipal Gustavo Pinto, quien adelantó gestiones con propietarios privados para -en los alrededores- poder realizar perforaciones y utilizar el agua para riego en la creación de granjas comunitarias y plantaciones de álamos para esa árida zona.

Fuente: Diario Los Andes.-