HomePOLICIALES

Estaría resuelto el crimen del obrero golondrina acuchillado

12/03/2011 Opina

La Justicia indagó en las últimas horas a los dos hombres que están acusados de haberle dado muerte al jujeño Rodolfo Antonio Texeira, un obrero golondrina de 38 años que llegó a la zona Este para trabajar en la cosecha, pero que terminó su vida flotando en las aguas de un canal de riego en Junín, con el cuerpo abierto a cuchillazos.

Los dos imputados fueron indagados por el fiscal Carlos Giuliani, a cargo de la Primera Fiscalía de Instrucción, Rivadavia-Junín, y quedaron formalmente acusados del delito de homicidio agravado por alevosía. «Uno de ellos se negó a declarar, pero el otro aportó algunos datos que, sumados a los elementos que hemos levantado en el escenario del crimen, nos llevan a señalar que el hecho está materialmente resuelto», comentaron desde el riñón de la investigación.

Según se ha podido reconstruir, el jueves de la semana pasada, Rodolfo Antonio Texeira y los dos acusados, que tendrían 22 y 23 años, estuvieron tomando algunos vinos en la casa de uno de los imputados, en el distrito La Reducción, de Rivadavia.

Eran conocidos de la cosecha y por motivos que aún se desconocen, en algún momento de la reunión se inició una discusión entre Texeira y las otras dos personas. El asunto se fue caldeando hasta que los acusados terminaron atacando a Texeira con al menos un cuchillo. La víctima recibió doce puñaladas, tres de ellas en la espalda y el resto repartidas entre las piernas y el pecho.

Para los investigadores, aún no está claro si Texeira murió como resultado de la docena de cuchilladas o si se ahogó en las aguas del canal Reducción, asunto que podría ser aclarado en las próximas horas por el Cuerpo Médico Forense.

Lo cierto, y siempre según lo que ha podido descifrar la investigación, es que a eso de las cuatro de la madrugada el cuerpo de Texeira fue arrojado a las aguas del canal de riego, que corre a unos 30 metros de la casa en donde el grupo había estado tomando.

La denuncia en la comisaría por la desaparición de Rodolfo Antonio Texeira fue radicada recién el domingo y un día después, en la siesta del lunes, el cuerpo fue encontrado atrapado en las rejas del canal, a la altura de la calle Molino Viejo, en Junín.

«En esta investigación hay elementos que nos han jugado en contra: la lluvia, los cuatro días que el cadáver permaneció sin ser encontrado y el hecho de que el cuerpo estuviese metido en el agua complotan para que algunas pruebas se pierdan y para que el cadáver se descomponga más rápidamente», comentó la fuente, y siguió: «Sin embargo, hemos recogido algunas pruebas que resultarían contundentes, como son prendas con sangre encontradas en las viviendas de los sospechosos y rastros de sangre junto al canal donde lo arrojaron. Creemos que las pruebas son contundentes y tenemos muchas esperanzas de que las pericias que mandamos a hacer con estos elementos den positivo, porque eso esclarecería definitivamente el crimen».

Fuente: Diario Los Andes.-