HomeSOCIEDAD

Centro de salud de El Carrizal sólo atiende hasta el mediodía

31/03/2011 Opina

Los vecinos de El Carrizal de Abajo le pidieron a las autoridades provinciales que amplíen los horarios de atención del centro de salud N° 37 y, además, que finalmente tengan una ambulancia. Esta solicitud la vienen haciendo desde el año pasado, sin obtener respuesta, pero volvió al centro de la escena esta semana cuando una persona falleció en la zona y se vieron las falencias del centro asistencial.

En teoría, el horario de atención es desde las 8 hasta las 16. Pero los vecinos aseguraron que únicamente son atendidos entre las 9 y las 12 ó 12.30, «muy excepcionalmente hay un médico hasta las 13.30», manifestaron. No tienen ambulancia y el centro asistencial más cercano está a treinta minutos en auto (10 kilómetros), en la ciudad cabecera de Luján.

Ayer los vecinos se reunieron con las autoridades de salud, después de que el martes cortaron la Ruta 16 a la altura del Km 20. Luego de una extensa reunión, labraron un acta en la que dejaron sentado su reclamo. Además de las 60 firmas de los pobladores, el documento quedó sellado con el compromiso de funcionarios municipales, autoridades del centro de salud y del Ministerio de Salud de la Provincia.

«Acordamos el tema de corregir los horarios de los enfermeros, que deberán estar de 9 a 20. Desde ahora también vamos a contar con un libro de quejas», explicó Laura Taboada, una lugareña.

La semana que viene, los habitantes de El Carrizal esperan obtener una respuesta concreta a cerca de la disposición de la ambulancia y un médico que cumpla este servicio de 8 a 16. «Si no cumplen vamos a volver a cortar la calle», aseguró Taboada.

Los pobladores de esta zona tampoco tienen guardia en el centro de salud, en el que trabajan sólo dos médicos y un enfermero. «Aquí el profesional llega en colectivo cerca de las 9 y se vuelve al mediodía. Es muy raro que el centro asistencial esté abierto hasta las 13.30. Desde el año pasado le estamos pidiendo al Ministerio de Salud que amplíe los horarios de atención y que tengamos una ambulancia», detalló Laura Taboada, que vive junto al centro asistencial.

«Hay un ginecólogo, un pediatra y un odontólogo y a veces no vienen», enfatizó la vecina. Según el relevamiento que han realizado los pobladores de El Carrizal de Abajo, el centro de salud N° 37 debe asistir a 3.800 personas; para el Gobierno, sólo son 1.500.

«Nuestro corte es un corte pobre, por eso no nos escuchan», dijeron unos sesenta vecinos el martes por la noche. Ayer, Los Andes habló con el director de los Centros de Salud de Mendoza, Jorge Dávila, quien dijo que «se está tratando de solucionar el problema».

Para Ramón Miranda, otro vecino del lugar y presidente de la Asociación Turística Embalse Dique El Carrizal (Atedec), la situación no es fácil de resolver. «Algunas cosas hemos logrado, pero lo de la ambulancia no. El año pasado conseguimos que se calefaccionara el centro de salud, se arreglaran las cañerías del agua y se amplió una puerta para que entrara la camilla», enumeró.

Una larga historia

El hecho que reflotó este tema se produjo el martes por la mañana, cuando Roberto Moyano (62) fue llevado hasta el centro de salud, según argumentaron los médicos que lo atendieron, ya sin signos vitales. El hombre sería hipertenso, diabético y con antecedentes cardíacos.

Los vecinos explicaron que Moyano se había descompuesto en su domicilio y que uno de sus familiares se acercó al centro asistencial para pedir un médico hasta el lugar y esto no se concretó. Luego, llevaron al paciente al centro de salud pero ya estaba sin vida.

En este contexto, los vecinos decidieron cortar la ruta el martes durante la tarde para volver a pedir lo que habían solicitado en 2010. Es más, Daniel Cassia, diputado provincial del Justicialismo, se juntó en noviembre con los vecinos y elevaron una nota para que el centro de salud tuviera una ambulancia; nunca recibieron respuesta. Los pobladores también le plantearon a Cassia la necesidad de que atiendan más pediatras y se entreguen más números por las mañanas.

 

 

Fuente: Diario Los Andes.-