HomeMAS NOTICIAS

Piden protecciones para una profunda acequia de la ciudad de San Martín

14/04/2011 Opina

Vecinos de la zona este de la ciudad de San Martín se muestran preocupados por las nulas medidas de seguridad que muestra una profunda acequia que recorre la esquina de avenida Mitre y Tropero Sosa. La zanja, de 1,6 metros de profundidad, sirve de desagüe para buena parte del agua de lluvia que cae en la ciudad, pero la falta de rejillas y la escasa iluminación en la noche la transforman en una peligrosa trampa.

«Hemos redactado algunas notas con firmas pero no ha pasado nada y la acequia sigue estando allí, a la orilla de la vereda, sin ninguna medida de seguridad», dice Silvina, que atiende un comercio en la esquina de Mitre y Tropero Sosa, donde la zanja muestra su mayor profundidad y peligro.

La acequia en cuestión recorre la vereda sur de la avenida Mitre, gira a la izquierda por Tropero Sosa y a mitad de esa cuadra cruza bajo la calle, para luego transformarse en un desagüe.

«Hace unos cuatro meses, una mujer que se estaba bajando de un remise pisó mal el cordón y terminó adentro y con algunos huesos rotos; y hace unos cuatro años, un hombre que se bajaba de la bicicleta calculó mal y se cayó a la acequia, pegó con la cabeza y se desnucó», recuerda Alberto Sosa, un vecino que para dar una dimensión de la profundidad de la acequia decidió meterse adentro y mostrar que la acequia lo tapa.

Por las noches la escasa iluminación en la zona arrima mayor peligro a la zanja; «caer en una cuneta lleva a que como mucho uno termine raspado y con algunos moretones, pero el problema de ésta es la gran profundidad que tiene y por eso es muy peligrosa», opina otro vecino.

La gente del lugar pide la instalación de una rejilla, entre el cordón y la vereda o algún otro tipo de solución que le quite peligro a la acequia. En todo caso, la rejilla colocada debería ser removible para permitir a los empleados municipales la limpieza del lugar, ya que no es extraño que el agua de lluvias termine arrimando a esa esquina plásticos, bolsas y otros residuos que terminan por bloquear la zanja lo que lleva a que el agua inunde parte de la calle y las veredas.

Consultado el municipio sobre el problema, desde el área de Obras Públicas admitieron la situación y prometieron una solución a la falta de seguridad en el lugar para los próximos días.

 

Fuente: Diario Los Andes.-