HomeSOCIEDAD

Chicos del Este pintan un mural para equipar su sala de informática

09/05/2011 Opina

Más de 190 niños, 30 papás y 20 maestros de la escuela primaria Tomás Thomas, en San Martín, trabajaron durante tres semanas en el armado de un mural artístico lleno de dibujos, láminas y maquetas, que ayer fue expuesto en una fiesta solidaria que organizó la finca Huanqui Hue, donde el público colaboró con alimentos y útiles en beneficio de la escuela.

“Tenemos muy buena relación con la finca y nos invitaron a participar de su festejo de otoño, por eso armamos murales y láminas sobre esta estación”, comentó la directora Mabel Ramero y agregó: “Los chicos estuvieron muy entusiasmados y la fiesta fue una actividad solidaria que a la escuela le viene muy bien; ahora vamos a sortear parte de los alimentos que hayamos recaudado, para tratar de equipar la sala de informática, que es nuestro principal objetivo”.

La escuela Tomás Thomas está en el distrito de Buen Orden, a un costado de la ruta 50 y asisten más de 190 alumnos de toda la región; algunos de ellos llegan luego de andar más de cinco kilómetros y casi todos viven en zonas rurales; muy cerca de allí está la finca Huanqui Hue y sus dueños tienen una relación de mucho cariño con la escuela y sus alumnos. “No es la primera vez que colaboran, porque para el día del Niño ya nos han hecho algunos regalos”, cuenta Cecilia Pizarro, maestra de 5° grado.

Así, para celebrar la llegada de la nueva estación, la finca Huanqui Hue realizó ayer la fiesta Otoño de Blanco y Negro donde se ofreció al público diversos puestos de comidas; varietales seleccionados de una decena de bodegas; tragos elaborados por el Club del Barman en Mendoza; cata de quesos y moda de temporada.

Hojas de otoño

En medio de esta amplia oferta gastronómica, la escuela Tomás Thomas expuso sus dibujos realizados con hojas, tallos y carozos. El mural más grande está formado por decenas de manos pintadas, donde los padres pusieron las suyas para darle forma a la tierra, los maestros armaron con sus manos el tronco y los alumnos las ramas.

“El mensaje que queremos dar es que uniendo nuestras manos podemos construir el futuro”, dijo la maestra y los chicos se mostraron muy contentos con la posibilidad de que los dibujos ayuden a tener computadoras en la escuela. “Sería muy lindo porque en la casa no tenemos y queremos aprender a manejarlas”, dijo Melina, de 5° grado.

“Hace algún tiempo y con la ayuda de los padres construimos la sala de informática, pero no hemos podido equiparla”, dice la directora y explica que “a raíz de la fiesta en la finca, hay un empresario que ha prometido donarnos diez mesas; eso ya es una muy buena noticia y vamos a trabajar con las donaciones que conseguimos del público para conseguir dinero, a través de rifas o ya veremos cómo”.

 

Fuente: Diario Los Andes.-

 

Deja tu opinion!