HomeMAS NOTICIAS

Uno de cada 10 pacientes que empiezan la diálisis son jóvenes

12/05/2011 Opina

Claramente, el riñón tiene por función sacar del organismo aquello que no es útil. Cuando esto no sucede, comienzan las alteraciones renales. Una característica de la época es que estos trastornos se manifiestan cada vez más en personas jóvenes. Un dato local preocupa a los profesionales, ya que en Mendoza, 10 por ciento de los pacientes que necesitan diálisis tiene entre 18 y 30 años.

Así lo explicaron desde la Asociación de Nefrología de Mendoza en el Día Internacional del Riñón para el Hemisferio Sur (cabe aclarar que en el Hemisferio Norte lo conmemoran el 12 de marzo). En la actualidad, en todo el territorio provincial hay 1.600 pacientes que necesitan someterse a diálisis y 160 pertenecen a un grupo etario que preocupa.

“Estamos viendo con alarma el importante número de personas jóvenes que necesitan de este tratamiento. En un día de concientización, como el de hoy, buscamos llegar a la gente con un mensaje de prevención”, manifestó Edith Hugalde, nefróloga y presidenta de esta entidad.

La médica indicó que se llega a diálisis por varias causas, pero las más significativas son por diabetes y por hipertensión arterial. “En 2011, nuestro lema es ‘en el Día del Riñón cuidá tu corazón’. Vemos personas jóvenes con hipertensión arterial, debido a una alimentación rica en sal, y esto además de dañar el corazón produce deterioro renal”, argumentó.

En el país, más de 26 mil personas padecen algún tipo de afección renal que los obliga a estar en tratamiento de diálisis y, eventualmente, a un trasplante renal. En la provincia -completaron desde la Asociación de Nefrología de Mendoza- ese 10 por ciento de pacientes entre 18 y 30 años que necesitan diálisis alarma a los profesionales.

“El estilo de vida actual, que incluye una dieta rica en sal, obesidad y sedentarismo tiene mucho que ver con esta situación”, recalcó Hugalde.

En este contexto, la nefróloga Liliana Aguilera, vicepresidenta de esta entidad, señaló que es importante tener una alimentación sin sal, con muchas frutas y verduras y con bajo nivel proteico.

Cómo prevenir

Las especialistas recordaron que con un simple análisis de orina y de sangre se puede diagnosticar tempranamente la enfermedad renal y de este modo retardar sus efectos.
Esta afección se manifiesta cuando los riñones producen orina, filtran sustancias del torrente sanguíneo y son importantes para mantener la química sanguínea. El daño permanente a los riñones se denomina enfermedad renal crónica.

Ésta es una afección silenciosa, que se presenta sin manifestaciones hasta etapas muy avanzadas. Los factores de alerta son: diabetes, presión alta, obesidad, colesterol elevado, tabaquismo e inactividad física; también representa un factor de riesgo la historia familiar.

También se pueden dar daños permanentes a causa de una enfermedad severa, como insuficiencia cardíaca o septicemia. La enfermedad renal crónica puede causar la pérdida completa de la función renal, lo que se conoce como enfermedad renal terminal.

“Es clave hacerse un chequeo médico por año y pedirle al clínico que realice un examen completo de orina. En general, los pacientes en el consultorios nos piden que analicemos el estado del colesterol, pero nadie se acuerda de los riñones, que son muy importantes”, enfatizó Hugalde.

 

Fuente: Diario Los Andes.-