HomePOLICIALES

Vecinos de Buen Orden reclaman patrullaje y luminarias en la zona

20/05/2011 Opina

Por cuarta vez en menos de un año robaron las instalaciones que la unión vecinal de Buen Orden tiene en ese distrito de San Martín; el asunto dejó al descubierto lo que la gente del lugar viene pidiendo desde hace meses, esto es una mayor presencia policial que recorra la zona y más luminarias en las calles de esa localidad rural, en la que viven unas 4.500 personas.

Los delincuentes entraron de madrugada y se llevaron todo lo que pudieron, dos impresoras, una desmalezadora, un juego de living de tres cuerpos, dos anafes, una bordeadora y hasta 17 sillas de un total de las casi 40, que hay para las reuniones en el local. Para llevarse todo está claro que llegaron y se fueron en vehículo, pero no hay rastros de ruedas en la zona.

– ¿Y la alarma no sonó? -es la pregunta para Roberto Cornejo, de la comisión directiva.

– No, qué va a sonar si ya se la habían robado la vez pasada; encima, antes nos llevaron el alambrado olímpico del cierre perimetral que teníamos en el fondo del predio.

La casa de la unión vecinal está en el carril Buen Orden, muy cerca de uno de los cuatro barrios que tiene el pueblo y en los que se concentra la mayor parte de la población; el resto de las 4.500 personas que hay en Buen Orden se reparte entre fincas y viviendas rurales.

«Estamos muy desprotegidos, hemos tenido diversas reuniones con la policía para ver cómo podemos solucionar el problema, pero hasta acá no hemos tenido suerte», dice Cornejo y cuenta que la unión vecinal le ha ofrecido a la policía un terreno para levantar un puesto policial, que hubo en el pasado cortes de la ruta 7 pidiendo seguridad y que incluso repararon un móvil, que durante algún tiempo recorrió las calles.

«Algo se patrulla pero es muy poco y el pueblo es bastante grande; uno de los problemas es que la comisaría de San Martín nos queda lejos porque está como a siete kilómetros», cuenta una mujer de la zona, que prefiere no dar su nombre pero aporta otros datos: «Hace 20 días asaltaron un negocio del barrio, eran dos en una moto; y en otra cuadra le entraron a un vecino cuando estaban en la casa».

«Los delincuentes suelen ocultar las cosas robadas en el campo o en los baldíos. Es la mejor manera para que nadie los agarre: roban y en lugar de llevar las cosas a sus casas, donde la policía podría encontrarlas, las guardar en algún descampado hasta que pasen unos días»,

Puertas y ventanas abiertas

Los vecinos tuvieron una reunión con la policía (no es la primera) hace unos quince días pero la inseguridad continúa. «Parte de la solución sería mejorar el alumbrado público en el carril Buen Orden, donde hay muy pocas lámparas que funcionan e iluminar las calles laterales del pueblo, que no tienen nada de luz», dice Jorge y cuenta que entre los robos ha vuelto el de llevarse el cableado telefónico, «por eso es que desde hace más de un mes La escuela 2 de Abril está sin teléfono y también la sala de primeros auxilios».

Mirta, que vive en Buen Orden desde hace más de 60 años dice que el pueblo cambió en los últimos años: «Antes la gente dejaba las cosas afuera de la casa, dormíamos con la ventana abierta y no pasaba nada, pero eso cambió y hoy hay mucha inseguridad».

 

Fuente: Diario Los Andes.-