HomeMAS NOTICIAS

El agua no alcanza y cortan los ríos

27/05/2011 1 Comentario

Parece que para la temporada 2011-2012 la emergencia hídrica está lejos de desaparecer del mapa de preocupaciones. Es que para esta época, según un informe técnico realizado por el Departamento General de Irrigación (DGI), la cantidad de agua disponible será aún menor de lo que se había previsto el pasado octubre.

Antes de las evaluaciones realizadas el corriente mes, los informes mostraban para los ríos del norte de la provincia (Mendoza y Tunuyán) una situación general de “año seco”, con valores inferiores a 60% del promedio histórico.

Este mes, los técnicos del DGI iniciaron la evaluación de la temporada que reveló que este año habrá que extender las cortas de agua de los caudales, con el objetivo de que los embalses provinciales alcancen su máxima capacidad y de este modo afrontar los meses en los que hay mayor déficit de agua (agosto, setiembre octubre y noviembre). Si esto no se hace, según afirmaron desde Irrigación, la situación se presenta como muy complicada.

“Ha venido menos agua de la que habíamos previsto cuando realizamos los estudios en octubre. Según lo que calculamos va a venir un 11 por ciento menos de lo esperado”, indicó el ingeniero Rubén Villodas, jefe de evaluación de recursos hídricos.

Una de las situaciones más extremas se vive en el río Tunuyán. “Enero y marzo presentaron los caudales mínimos de los últimos 72 años. Cuando termine la temporada, en setiembre, es probable que estemos muy cerca del menor derrame de la historia y si no es el mínimo, va a estar muy cerca de serlo”, enfatizó Villodas.

En agosto del año pasado, cuando inició la temporada, el embalse de El Carrizal estuvo lleno a su máxima capacidad. Es decir que todos los problemas que trajo aparejada esta época del año se mitigaron usando el agua que venía en el río y que estaba embalsada.

Por las previsiones que se están manejando y los caudales que los ríos están teniendo es muy probable que el dique El Carrizal no se llene como la mayoría de los embalses de la provincia. “Ante el peor año de la historia se tratará de iniciar la temporada con el embalse lleno, aunque calculamos que para el 31 de mayo este embalse estará a 52% de su volumen máximo”, informó Villodas.

Los cortes

Para hacerle frente a esta situación, desde Irrigación se emitió una resolución que establece como norma para toda la provincia una corta mínima de 60 días en los principales caudales mendocinos. “Según las pautas operativas dará seguridad al llenado de los embalses”, señaló Mauricio Pinto, secretario del  Tribunal Administrativo de Irrigación.

Las cortas tradicionales, que se realizan cada añ,o son de 45 a 60 días y en años particulares tan sólo requieren de 30 días. Pero ante la situación extraordinaria la resolución cambió los períodos. “También se ha previsto que cada 15 días se haga una evaluación para ver cómo han evolucionado las reservas de los embalses. De esta manera, se podrán ir adecuando los tiempos a la realidad hidrológica”, destacó el funcionario.

Por ello es que todas las subdelegaciones de aguas, excepto la del Tunuyán Superior, ya han instrumentado esta resolución y esto se ve reflejado en que la gran mayoría hará cortes de 90 días.

Los subdelegados de cada cuenca establecieron los plazos de corta luego de un relevamiento que tuvo en cuenta las necesidades agroecológicas de cada una de las inspecciones y en diálogo con cada uno de los inspectores.

“Se ha tratado de no cortar el agua cuando más se necesita adecuándose a las necesidades productivas. Cuando la necesidad es mixta es posible que todos sufran un poco”, admitió Pinto.
Respecto de la subdelegación del Tunuyán Superior, el cronograma de cortas viene demorado porque aún deben definirse las fechas con los regantes.

Sin embargo, es importante destacar que si bien las subdelegaciones inferior y superior del Tunuyán generalmente trabajan de manera independiente, ahora deberán hacerlo en conjunto ya que uno es quien dota de suministro líquido a El Carrizal mientras el otro se abastece del embalse. Es decir que están directamente relacionados. “Trabajarán en conjunto para que haya una equidad entre la zona inferior y superior de manera de que no haya privilegiados en una misma zona”, aclararon.

Hay que destacar que las cortas no son sólo para cumplir con el llenado de embalses. Éstas también sirven para hacer obras en los sistemas de riego y para limpieza de cupos que es, por ejemplo, cuando se realiza la eliminación de vegetación en los canales.

 

Fuente: Diario Los Andes.-

 

1 Comentario »

  • MAS CLARO, AGUA dijo:

    ESPEREMOS QUE ESTA CRISIS HIDRICA SIRVA PARA AGUDIZAR EL INGENIO, POR CUANTO EL SISTEMA DE RIEGO ESTA CIEN AÑO ATRASADOS.- EL ESTADO DE ISRAEL NOS PUEDEN DAR LECCIONES DE OPTIMIZACION SOBRE EL TEMA.-