HomeMAS NOTICIAS

Moyano, el carril más peligroso de Junín

07/06/2011 Opina

El carril Moyano de Junín no es el más transitado del departamento pero sin dudas que es el más peligroso y entre otras cosas, se ha ganado ese título porque su trazado es sumamente sinuoso, carece de banquinas y el canal de riego que acompaña buena parte de su recorrido no tiene un vallado de protección; para colmo, la ruta no está iluminada, la señalización vertical es escasa y la horizontal nula.

Flanqueado por decenas de viñedos, una escuela, algunas bodegas y un barrio, el Moyano es uno de los principales caminos productivos de Junín. A fines de 2009 y luego de años de reclamos, Vialidad licitó la repavimentación de los 6.400 metros que tiene el carril entre la calle primavera y el cruce de Tres Esquinas. La obra se hizo y se habilitó al tránsito en diciembre de ese mismo año, pero sin la demarcación del pavimento ni el trazado de las banquinas y prácticamente sin ninguna cartelería vial.

Hay un segundo tramo del carril Moyano que va de Tres Esquinas al distrito de Medrano (que muchos utilizan para ir hasta el dique Carrizal) y que a los problemas precedentes suma el mal estado del camino.

«Si uno no conoce, el carril Moyano puede convertirse en una trampa, especialmente de noche porque no está iluminado ni pintado», dice Ramón, un obrero rural que a diario recorre el camino para ir a trabajar a una bodega de la zona.

Irma atiende una despensa y habla con lógica: «Si hicieron lo más caro que era reasfaltar la ruta, porque no marcaron las líneas antes de habilitar la calle; acá siempre es lo mismo y todo se hace a la mitad». Carlos es vecino del lugar y también está preocupado: «No sé si soy yo que me estoy poniendo viejo o los faros del auto que alumbran poco, pero la verdad es que de noche no se ve nada, uno no sabe dónde empieza o termina el carril y es todo muy peligroso».

En febrero de 2010 el intendente Mario Abed le envió una carta documento al gobierno pidiendo explicaciones sobre el asunto; básicamente buscaba saber por qué a fines de 2009 la empresa que estaba haciendo la obra levantó las máquinas y se fue. «Nunca me respondieron la carta y al ministro de Obras (Francisco Pérez) lo debo haber llamado una docena de veces para saber por qué no se pintó la ruta, no se pusieron los carteles ni se hizo la ciclovía y todavía estoy esperando».

¿Quién es responsable si en ese carril que no está terminado, pero que igualmente ha sido abierto al tránsito ocurre un accidente? Seguramente el Estado provincial pagará cualquier muerte o discapacidad porque no tiene excusa.»Acá la policía no puede hacer multas ni nada porque el carril no está marcado», dice Mariano, otro vecino de la zona y se pregunta: «Cómo sabe el conductor si lo que viene adelante es una curva peligrosa o si no se puede adelantar; acá se maneja por instinto».

Consultada Vialidad para saber por qué no se construyó la ciclovía y por qué el camino fue habilitado al tránsito sin la señalización ni la cartelería correspondiente, la respuesta parcial fue que «la ciclovía no se construyó porque hubo una reprogramación de la obra por cuestiones económicas».

 

Fuente: Diario Los Andes.-