HomePOLICIALES

Sigue el robo de cables en el Este y Aranda prometió mayor control

07/07/2011 Opina

«El robo de cables y transformadores no ha disminuido y prácticamente estamos sufriendo uno cada dos días. Esperamos que el ministro traiga alguna respuesta, porque las pérdidas son cada vez más importantes», dijo José Álvarez, presidente de la cooperativa eléctrica Alto Verde de San Martín, segundos antes de reunirse con el titular de Seguridad, Carlos Aranda. Del encuentro también participaron socios de la cooperativa, comisarios de la zona y el intendente Jorge Giménez.

La reunión se realizó en la misma cooperativa y giró en torno a las estadísticas que maneja la entidad y que tienen preocupado a todo el sector eléctrico rural del Este, ya que desde hace algo más de dos meses se incrementaron en más de un 100 por ciento los robos de cables y transformadores debido, entre otras cosas, al precio récord que alcanzó el cobre en el mercado y que supera los 30 pesos el kilo de metal usado.

La ausencia de casos esclarecidos (Álvarez aseguró que en los últimos cinco años sólo una persona fue presa por robar cables) agrava el problema porque los delincuentes se atreven a más y en el último mes y medio han dejado sin luz a pueblos enteros como los de Chapanay y Montecaseros, o se han ensañado con transformadores alejados de los caminos, que han sido saqueados cinco, seis y hasta 17 veces, como ocurre con uno ubicado a la vera del río Mendoza.

«Reponer un transformador nos cuesta entre 15 mil y 25 mil pesos», se lamentan en la cooperativa y explican que la ganancia para el delincuente en esos casos ronda los 4.000 pesos en cobre. Ante la imposibilidad de controlar una amplia superficie de 1.600 kilómetros de cableado eléctrico que abarca zonas rurales de San Martín, Junín y Santa Rosa, el ministro Aranda prometió intensificar las tareas de inteligencia policial en chacaritas y acopiaderos, aunque admitió no conocer el número de establecimientos habilitados.

«Lo que necesitamos es el compromiso de los fiscales, que es la pata que está faltando en esta reunión para que, ante un pedido de la policía, el allanamiento a una chacarita salga lo más rápido posible», dijo Aranda. El ministro también ofreció instalar un equipo de comunicación tetra en la base operativa de la cooperativa, para un contacto inmediato con la policía.

Otra de las quejas que se dejó escuchar es la de los móviles policiales averiados, que se han vuelto una constante en las dependencias policiales rurales (tal como publicó Los Andes hace algunos días), aunque Aranda aseguró que hay dinero para repararlos. «Si hay dinero, lo que falta entonces es gestión porque hay móviles rotos desde hace meses», dijo uno de los presentes.

También molestó que la policía de San Martín opere según zonas y que un efectivo destinado al sur, por ejemplo, no pueda cruzar al norte cuando patrulla con personal de la cooperativa. Al respecto, el comisario Daniel Silva prometió destinar todas las noches un efectivo de la UEP (Unidad Especial de Patrullaje) para que acompañe a los técnicos a controlar el cableado, más allá de la zona en la que se encuentren.

El intendente Jorge Giménez criticó la política del Gobierno a la hora de repartir cámaras de seguridad entre los departamentos.

 

Fuente: Diario Los Andes.-