HomeMAS NOTICIAS

Buen Orden: un distrito con 5 barrios, a pocas cuadras del centro de San Martín

25/07/2011 Opina

Son cinco los barrios que se hallan en el distrito de Buen Orden y donde, a partir de esos conglomerados, se nuclea la mayor cantidad de la población de ese distrito -distante a pocos kilómetros- el más cercano a la ciudad de San Martín.

Rodeado de una paisaje semirural, en el Barrio Buen Orden (así es conocido independientemente de si es el 1ro o el 5to) viven alrededor de 2.000 personas, que son empleados de reparticiones públicas, trabajadores rurales o cuentapropistas.

Este populoso conglomerado de viviendas tipo en su mayoría, se ubica en el carril Buen Orden, al norte de la ruta nacional 7, en terrenos donde antes se cultivaban viñedos de uva criolla pertenecientes a la familia Nata.

El primer barrio Buen Orden nació al influjo del terremoto de 1985, cuyo epicentro fue en Godoy Cruz pero que se sintió particularmente fuerte en la zona Este.

Hoy, para sus habitantes el oeste cuenta con la magnífica visión de la cordillera de los Andes, el este las alamedas y viñedos, al igual que el norte y el sur.

A fines de 1985, los adjudicatarios del primer barrio Buen Orden, familias del lugar que vivían en agrietadas casas de adobe o en carpas, fueron los primeros beneficiados por el comité de Reconstrucción, creado por el gobierno de Felipe Llaver, que buscaba dar respuesta ante tal doloroso panorama que se vivía en la Mendoza de entonces: miles de viviendas destruidas y miles de personas viviendo de modo indigno.

En 1987 se entregó otra etapa, dando lugar al segundo, en 1993 el tercero, en 1997 el cuarto y en 1999 el quinto.

Carpas y revinición

«Yo estuve viviendo 8 meses junto a mi esposa y mis 4 hijos en una carpa de la bodega Espoy, acá en Buen Orden. No teníamos baño, ni piso, ni agua potable», evoca el mecánico Gilberto Lorenzo Alcaraz (57), quien alquilaba una casa que primero se le agrietó y luego se le tornó inutilizable tras una gran lluvia.

«Nos entregaron la casa a las 11 y a las once y cuarto ya nos habíamos mudado», agrega con una sonrisa.

«Vivía con mis padres y hermanos en Yrigoyen y Carril Norte, en una casa de adobe que quedó toda agrietada luego del terremoto y por vivir en esas condiciones nos adjudicaron la casa», dice Marisol Rivero (40). «Tenía como 13 años cuando llegué con mis padres», agrega Daniel Santilli, quien vivía con sus padres en ese tiempo.

La revinición (afloramiento de agua o humedad) supo ser un grave problema años atrás para el distrito. Así lo recuerda Alfredo Santilli (58), quien supo vivir en una casa precaria antes de ser adjudicatario y asegura: «A mí me fueron a visitar las visitadoras sociales y tuvimos que ponerle varios tablones para que pudieran pasar, por la gran revinición».

Manuel Alonso (46), vive en el cuarto barrio Buen Orden y recuerda que «Fue una gran alegría cuando pudimos acceder a la carpeta y adjudicación de la vivienda, porque antes vivíamos en Giagnoni, y a partir de allí podíamos estar más cerca de San Martín».

Brad Pitt en el barrio

A pocos metros de los barrios buenordinos, se encuentra su legendaria capilla, que trae remembranzas de un paisaje de siglo XIX y en cuya zona, se han filmado escenas de películas como «Siete años en el Tíbet» (en 1996), protagonizada por Brad Pitt, y algunos cortometrajes mendocinos.

«Por estas calles del barrio supo caminar Brad Pitt. Una vez yo lo vi que venía solo, con ese sombrero que salía en la película y otro día, con una chica. Allá en la punta del carril (Buen Orden) los esperaba un auto», asegura enfático Gilberto a sus vecinos. «Andá saber si no era el doble», le responde uno y, él, admite: «Sí, puede ser también».

 

 

Fuente: Diario Los Andes.-