HomeMAS NOTICIAS

Desaguadero ya tiene cementerio, pero no permiten enterrar a nadie

26/07/2011 Opina

En Desaguadero viven cerca de mil personas y desde siempre, el pueblo ha enterrado a sus muertos lejos de allí, la mayoría de ellos a unos 35 kilómetros, en la villa cabecera de La Paz.

Por eso el reclamo histórico de la gente del lugar, pidiendo por un camposanto propio, asunto que la comuna finalmente ha escuchado y hace algún tiempo mandó construir un cementerio al costado de la ruta 7, a unos 1.500 metros del Arco de Desaguadero, y aunque la obra está terminada todavía no ha sido inaugurada.

Los vecinos de Desaguadero dicen que el cementerio está listo desde hace más de medio año y piden que de una vez por todas, el municipio lo habilite.

«Hoy tenemos seis cadáveres en el depósito del cementerio de la villa y esos cuerpos, de personas que fallecieron hace poco, deberían estar descansado acá, cerca de sus familiares y seres queridos», dice don Nicolás, que llegó a Desaguadero hace casi 30 años y a quien todos conocen como el ‘Negro’.

En el cementerio de la villa cabecera de La Paz hay enterrados no menos de 120 vecinos que vivían en Desaguadero, un pueblo humilde donde no son pocos lo que carecen de un vehículo o de dinero para hacerse los casi 40 kilómetros que hay, puesto de peaje mediante, hasta el cementerio departamental.

«Yo, como muchos de los que vivimos acá, queremos traer a nuestros parientes y tenerlos cerca, un lugar donde poder ir a dejar una flor o a rezar, sin que eso implique hacer un viaje largo», dice Nicolás y agrega que está tramitando para trasladar los restos de su mamá.

El nuevo cementerio está ubicado en un predio de una hectárea, a unos 1.500 metros al oeste del Arco de Desaguadero y a unos 40 metros de la ruta 7; allí y ocupando solo un 60 por ciento de la superficie alambrada, la comuna construyó un cuerpo de 51 nichos tradicionales, delineó 182 parcelas en tierra, instaló un sistema de riego por aspersión, construyó una capilla, un cuerpo de sanitarios y una oficina administrativa.

«Uno ha nacido en Mendoza y le gustaría que sus huesos terminen en esta tierra. A veces terminamos enterrando a la gente en Pencoso (San Luis) sólo porque está más cerca», dice doña Eva.

En el año 2004, el Concejo Deliberante de La Paz, aprobó una ordenanza en la que mandaba al Poder Ejecutivo a determinar un terreno donde construir el cementerio. Además, en la norma se establecía la necesidad de limitar el terreno con un cierre perimetral, construir los nichos y usar mano de obra de Desaguadero para los trabajos.

El director de Obras Públicas de la comuna, Jorge Cortés admitió que «el retraso ha sido mayor al esperado» y aseguró que «en no más de 20 días quedará finalmente abierto.

«Por un lado hubo problemas administrativos, construir un cementerio necesita de algunos requisitos y hay que cumplirlos; pero además, hubo un retraso en la entrega del equipamiento necesario para depositar en tierra a los ataúdes. Esa licitación la ganó una empresa de Rosario y todavía no ha mandado el material, pero vamos a inaugurarlo aunque nos esté faltando ese equipo».

Hasta el momento ya hay ocho familias que han manifestado su deseo de trasladar a parientes desde el cementerio de la villa hasta el de Desaguadero y en total suman 16 exhumaciones, que se realizarán ni bien quede habilitada la necrópolis.

 

Fuente: Diario Los Andes.-