HomeMAS NOTICIAS

Crearán un banco público de células madre

06/08/2011 Opina

Los bancos de células madre en Mendoza son el sueño de muchos desde hace tiempo, aunque no se han hecho realidad. Sin embargo, la posibilidad de contar con uno está cerca luego de la media sanción que recibió el miércoles en la Cámara de Diputados un proyecto de ley que propone crear el Banco Público de Células Madre, que será el segundo estatal del país.

El mismo tendrá como objetivo criopreservarlas, es decir, contar con una fuente de células propias congeladas para su potencial empleo en tratamientos de enfermedades específicas y para proteger el futuro de cada persona.

Muchas veces, este tipo de células son ofrecidas como una posibilidad milagrosa ante una dolencia grave pero por ahora sus aplicaciones científicas para la salud están limitadas al tratamiento de enfermedades de la sangre, como las leucemias, algunas anemias, los linfomas o las alteraciones congénitas del metabolismo.

«Es uno de los avances más importantes en materia científica como en su momento fue el descubrimiento de armas contra la poliomielitis o la viruela. Este banco implica la posibilidad de aprovechar la sangre para tratamientos en las personas», explicó el legislador Ricardo Puga (PIM), autor de la inciativa.

En todo el país existen más de 20.000 muestras de sangre de cordón umbilical ricas en células madre criopreservadas en una decena de bancos privados y en uno público ubicado en Buenos Aires. Pero en nuestra provincia aún no existen instituciones dedicadas a esta especialidad, que por cierto es muy costosa.

De acuerdo a informes, comenzar el tratamiento en una clínica privada ronda los 5 mil dólares y el mantenimiento tiene un costo anual de 400 dólares. Hay que recordar que una vez congeladas las células madre deben conservarse por grandes períodos de tiempo que pueden superar los 40 años. «Para un banco público los valores pueden variar en función de los estudios que se hagan una vez que se empiece a trabajar en la reglamentación», admitió Puga.

Previo a la media sanción, el proyecto de ley fue monitoreado por el doctor Alberto Recabarren, presidente de la comisión de salud de la Cámara baja. «Este proyecto tuvo un año y medio de tratamiento, no es algo que se aprobó de un día para otro», subrayó Puga.

El Ministerio de Salud será la autoridad de aplicación que deberá definir políticas sanitarias y normas de calidad en torno al proceso de colecta, procesamiento, estudios y/o almacenamiento de las células madre, como así también campañas de publicidad en esta materia.

Si bien en un primer momento se manejaba la posibilidad de instalar el banco público en el hospital Lagomaggiore, por la cantidad de nacimientos que se registran anualmente, Puga comentó que el nuevo hospital de la UNCuyo es la mejor alternativa, aunque desde este nosocomio negaron que eso vaya a suceder, ya que allí aún no hay internación ni partos. «Nos informaron que está el proyecto pero nada más», aseguró la doctora Sara Pappa, directora de este establecimiento.

«Lo importante es que la única oportunidad para recolectarlas es el momento del parto y no representa riesgo alguno para la madre o el bebé. De todas formas, para implementarlo, habrá que establecer convenios con la Nación y de carácter internacional, además de incorporar tecnología para llevar adelante este proyecto», destacó Puga.

En los fundamentos de la iniciativa se explica que hace más de 15 años que se conoce que la sangre que permanece en el cordón umbilical y en la placenta después del nacimiento es una fuente rica de células madre. Mediante un proceso denominado almacenamiento de sangre de cordón umbilical, le ofrece a los padres la posibilidad de conservar las presentes en la placenta y el cordón, las cuales se utilizan actualmente en el tratamiento de un importante número de enfermedades que requieren trasplante de médula ósea y con una gran potencialidad a futuro para el tratamiento de otras enfermedades, según el texto.

Para el doctor Claudio Chillik, especialista en la materia, 99% de los cordones umbilicales y placentas de niños que nacen en el país son desechados sin preservar las células madre contenidas en ellos. Así se descarta un valioso recurso tanto para el niño como para la comunidad en general, ya que existe una red mundial de bancos que comparten información y proveen muestras a quien las necesite en cualquier lugar del mundo.

Ahora resta esperar que el Senado apruebe el proyecto y que se convierta en ley para ser implementada en la provincia. «Es el mejor proyecto que he logrado que se apruebe y pone de relieve la labor de la Cámara de Diputados», finalizó Puga.

 

Fuente: Diario Los Andes.-