HomePOLICIALES

El fiscal pidió prisión perpetua para los 5 acusados por el crimen de Pedro Gini

24/08/2011 Opina

«Acá todos son responsables por lo que ocurrió. Hubo un plan común en el que todos participaron y si alguno no hubiese colaborado, no habría terminado así, aunque haya sido uno solo el que lo mató», aseguró ayer el fiscal de Cámara Alberto Acevedo, cuando finalizaba su alegato, en el juicio por el brutal homicidio de Pedro Gini.

Cerca de dos horas le tomó a Acevedo explicarle al tribunal su reconstrucción de los hechos y sobre el cierre, aseguró que los cinco imputados son coautores del delito de robo agravado por el uso de armas en poblado y en banda, en concurso real con homicidio criminis causa agravado por alevosía; pidió para cada uno de ellos la pena de prisión perpetua, la más grave de las que contempla el Código Penal.

En la tardecita del 28 de setiembre de 2009, Manuel Sosa, Walter Gelvez y José González viajaron desde el Campo Papa hasta Junín en la camioneta Gladiator de Luis Rodríguez, en eso coinciden todas las partes; según el fiscal, en la rotonda cercana a la casa de Gini los esperaba César Pace, primo de Sosa y la persona que conocía la casa que iban a asaltar.

Era cerca de las 9 de la noche y una serie de mensajes por celular entre Sosa y un teléfono que para el fiscal era de Pace, comprometen a este último y lo ponen en la escena del crimen y no, como ha señalado él, en un cumpleaños en el Campo Papa.

La banda estacionó la camioneta a la vuelta del domicilio de Gini y según el fiscal entraron los cinco, cosa que Rodríguez ha negado y asegura en cambio, que lo contrataron como remisero para buscar unas herramientas en Junín, dice que se quedó en la camioneta y que nunca entró a la casa. Ayer, su abogado defensor buscó consolidar esos dichos pidió su absolución o, en subsidio, una participación secundaria en un robo seguido de muerte, que significaría una pena mucho menos dura que la solicitada por la fiscalía. Algo similar hizo la defensa de Sosa.

Pero Acevedo no le cree a Rodríguez, sino que lo ubica en la escena del crimen y ayer se preguntaba ¿por qué alguien iría a buscar herramientas en plena noche? ¿Por qué estacionaria la camioneta a la vuelta del domicilio en cuestión y no frente a la casa? ¿Por qué intentaría escapar de la persecución policial si es inocente?, para luego señalar que las pisadas de Rodríguez estaban en el interior de la casa y que su ropa se manchó con sangre, algo que el abogado del remisero relativizó.

«Sosa dice que se quedó afuera, pero el primero que amenaza a la dueña de casa es él, la mujer lo ha reconocido; González también dice que se quedó afuera, pero sus zapatillas, buzo y el jean tienen sangre de la víctima; Gelvez dice que él no lo golpeó, que sólo iba a robar pero también tiene sangre en su ropa; a Pace, entre otras cosas lo incrimina su primo Sosa, que lo acusa de ser el matador porque Gini lo reconoció», señaló el fiscal y siguió: «Hubo una paliza innecesaria e inhumana donde participaron al menos tres, con patadas y golpes especialmente en la cabeza, que solo se justifican con una clara intención de matar…».

El abogado de Sosa buscó mejorar la posición de su defendido, aseguró, como en el caso de Rodríguez, que se trató de un robo seguido de muerte y señaló que es necesario limitar la responsabilidad de cada uno: «Mi defendido no quiso la muerte de nadie», remarcó.

Hoy continuarán los alegatos.

 

Fuente: Diario Los Andes.-