HomePOLICIALES

Siete años y medio de cárcel para la mamá que quiso asfixiar a sus hijos con gas

06/09/2011 1 Comentario

La Cámara del Crimen de San Martín condenó a siete años y medio de cárcel a Emilce Canciani (30), la mujer que en junio de 2009 durmió a sus dos hijos con calmantes, los acostó sobre un colchón que colocó en el piso de la cocina, en una casa de Rivadavia e intentó asfixiarlos con el gas de las hornallas.

El caso se resolvió en juicio abreviado, luego de que la defensora de la mujer, Edith Bunjeil y el fiscal subrogante, Raúl Buscema se pusieron de acuerdo en el monto de la pena que debía aplicarse; a favor de Canciani jugaron una serie importante de atenuantes, entre ellos, el informe sicológico elaborado en el hospital El Sauce, lugar en el que la mujer permaneció internada durante los 15 días siguientes al hecho y hasta que fue imputada por intentar matar a sus hijos.

«Estoy arrepentida y me hago cargo de lo que pasó» dijo ayer Emilce Canciani frente al tribunal, unos minutos antes de escuchar la sentencia. La mujer, madre de dos pequeños niños que salvaron su vida gracias a la intervención afortunada de una vecina, fue condenada por el delito de homicidio agravado por el vínculo en grado de tentativa, un delito que contempla una pena que va de los diez a los 15 años, pero que en este caso en particular mediaron circunstancias extraordinarias de atenuación.

«Fue un hecho muy grave que merece una condena ejemplar; pero así como ella se hizo cargo de la situación, la Justicia ha contemplado una serie de situaciones que permiten aliviar la condena que recibió», explicó Eduardo Orozco, presidente del tribunal que la juzgó y que también estuvo integrado por Salvador Arnal y Jorge del Pópolo.

El hecho ocurrió el martes 29 de junio de 2010 a la siesta, cuando Emilce decidió sellar con trapos y papeles las ventanas y puertas de la casa que alquilaba en calle Presbítero Olguín 381, de la ciudad de Rivadavia . La mujer tomó luego cuatro pastillas de Alplax y le habría convidado también a sus hijos; colocó un colchón en el comedor donde los niños quedaron adormecidos, escribió una pequeña carta diciendo «que Dios perdone a los que hacen daño a los demás» y finalmente abrió las llaves de gas del calefactor, de las hornallas y del horno.

Sin embargo, algo la hizo cambiar de idea, salió de la casa y se cruzó hasta lo de una amiga donde tomó un café, aunque nada dijo de la tragedia que se cernía en su hogar; más tarde caminó hasta lo de María Inés, otra amiga de la cuadra, donde estuvo por más de una hora tomando mate y viendo junto a ella y su novio el partido entre España y Portugal disputado durante el Mundial de Fútbol.

Afortunadamente María Inés sospechó algo malo, la vio a su amiga dubitativa y adormecida, y cuando le preguntó por los hijos, Emilce simplemente dijo que los había dejado durmiendo. Siendo los chicos tan pequeños, la mujer no se conformó con la respuesta e insistió en ir hasta la casa, donde se encontró con el grave escenario, aunque rápidamente y con la ayuda de su novio rescataron a los menores y los llevaron al hospital Saporiti.

Desde ese incidente, los niños (una nena que hoy tiene cinco años y su hermano de dos) están al cuidado de su abuela materna. Emilce Canciani podría recibir salidas transitorias de la cárcel en cuatro años.

 

Fuente: Diario Los Andes.-

 

1 Comentario »

  • Juana dijo:

    Estoy de ac uerdo,con esto.Porque nadie merece morir,de esa forma..Esta vez,no hubo yuna tragedia,pero estuvo a punto de suceder.Querer matar a un hijo,es no tener cabeza,ni corazon.