HomePOLICIALES

En San Martín una chica estuvo 7 horas desaparecida y su padre denunció que la raptaron

15/09/2011 1 Comentario

El padre de una alumna de 13 años de una escuela secundaria, ubicada en el centro de San Martín, denunció que su hija fue raptada por desconocidos que la mantuvieron cautiva durante más de 7 horas. La chica dice que la desmayaron con un golpe en la cabeza y mientras la transportaban maniatada y con los ojos vendados le decían “que la iban a prostituir”. La policía encontró testigos que dicen lo contrario y descartan un secuestro.

Fabián (38) trabaja en un lavadero en Junín. Es padre de Mayra, una chica de 13 años que cursa el 8º año en el Colegio Nacional de San Martín, frente a la plaza departamental. Este jueves, muy preocupado, le contó a algunos medios de prensa que el viernes pasado, a las 13.20 y antes de que Mayra entrara a la escuela, fue raptada por desconocidos cuando compraba una golosina en un kiosco. “Se acercó una mujer a preguntarle la hora. Tenía una capucha en la cabeza. Mi hija se agachó a buscar el teléfono en el morral y cuando se levantó, no sintió mas nada. Le pegaron un golpe en la cabeza y la cargaron en un auto”, dijo el hombre.

Esa secuencia supuestamente ocurrió frente a la escuela Capdevila, ubicada en la transitada calle Balcarce, a pocos metros del Segundo Juzgado de Garantías y de la Tercera Fiscalía Correccional.

A las 18 Fabián salió a buscar a su hija, al ver que no regresaba a la casa. “Nadie la encontraba. La busqué por las casas de las amigas, por el centro de San Martín y no había noticias. A las 19.30 me fui a Buen Orden, porque tenía unas amigas por allá”, contó el padre de la menor. “Unos chicos me dijeron que habían visto un auto sospechoso y que habían dejado un bulto tirado frente a un campo y que podía ser una piba”.

Tal cual se lo indicaron Fabián llegó hasta el límite de ese campo y “la encontré tirada, desvanecida, y me la llevé directamente al hospital. Le habían cambiado la ropa. La campera no era de ella y la remera tampoco. Tenía un golpe en la cabeza, una trompada en el pecho y hematomas en los brazos”, recordó.

Mayra le dijo a su padre que los desconocidos la maniataron y le vendaron los ojos. Que la subieron a un Peugeot 306 gris de tres puertas y que le decían “te vamos a prostituir”. Sin embargo decidieron abandonarla poco después ya que en la zona este se había desplegado un mega operativo policial preventivo. “Mi hija escuchó que decían: largala porque hay un operativo terrible y nos van a enganchar”, recordó el hombre.

Personal de la Unidad Investigativa de San Martín, actuando bajo la competencia de la Unidad Fiscal local, ubicó después de un par de días de trabajo a varios testigos que dicen haber visto esa tarde a la chica en Buen Orden, en compañía de amigos. “Todos indican que la chica estaba bien y que toda esa tarde estuvo con ese grupo de amigos o compañeros”, indicó una fuente ligada a la investigación. Ahora la fiscalía es la responsable de decidir a que versión da crédito.

Fabián, en tanto, agregó que un padre de la escuela Butera, también de San Martín, se reunió con él el miércoles y le contó que su hija había sufrido un caso idéntico una semana antes y que las descripciones del auto y los captores eran coincidentes.

“Queremos que se investigue”, dijo el hombre, aunque la policía asegura haber constatado en base a testimonios de vecinos, que también esta chica había tratado de evitar el reto filial inventando una excusa grave y exagerada.

 

Fuente: Diario Los Andes.-

 

1 Comentario »

  • Alexandra Benson dijo:

    En la calle, al ritmo de las protestas, estos fotógrafos se formaron y crearon un lenguaje pol