HomeMAS NOTICIAS

Un mendocino aeronáutico en altamar

18/09/2011 Opina

Nacido en la ciudad de Mendoza, el suboficial segundo Fabián Raimundo Tarrés es marino hace casi 20 años y el primer militar en la familia. En el marco de la 3º Etapa de Mar y a bordo del multipropósito ARA “Hércules”, el mendocino de especialidad aeronáutico es el suboficial encargado en la cubierta de vuelo.

Las Etapas de Mar son adiestramientos navales que realiza la Armada Argentina durante el año. En esta oportunidad, se concretó la fase de instrucción denominada Phoenix II correspondiente al Plan de Adiestramiento Naval Integrado con una navegación en aguas cercanas a Mar del Plata.

Del adiestramiento participó el transporte rápido multipropósito ARA “Hércules” donde se encuentra el suboficial mendocino Tarrés. Allí embarcaron cadetes de la Escuela Naval Militar para su capacitación.

También formaron parte del adiestramiento los destructores ARA “Sarandí” y “Almirante Brown”; las corbetas ARA “Parker”, “Robinson”, “Gómez Roca” y “Espora”; el submarino ARA “Salta”, aviones Super Etendard, Tracker, P3B- Orión, B200, helicópteros Sea King y Fennec; y dos aviones Mirage de Fuerza Aérea.

Los buques del Comando de la Flota de Mar regresaron el 28 de agosto por la tarde a la Base Naval Puerto Belgrano. El objetivo fue operar como una Fuerza de Tareas en el mar, en un ambiente multiamenaza, incluyendo ejercitaciones de armas contra objetivos terrestres.

Este tipo de acciones permite a los hombres de mar afianzar su destreza en la conducción y manejo de los sistemas, incrementar el adiestramiento en técnicas y tácticas, y verificar la eficiencia de los sistemas de armas.

Fabián Raimundo Tarrés tiene 38 años y desde chico creció con el deseo de incorporarse a las fuerzas militares, “específicamente, lo que siempre me gustó fue estar cerca y trabajar con los aviones; por eso soy aeronáutico y me gusta la mecánica. Me llamaba la atención cómo vestían los aviadores navales y, aunque vivía cerca de la base de Fuerza Aérea del Plumerillo en mi provincia, elegí incorporarme la Armada Argentina”.

“La Marina nos enseña a valorar la familia y el lugar de origen, te enseña a tener buena relación con tus padres, respeto hacia las otras personas y también me ayudó a salir de un entorno difícil porque vivía en un barrio bajo donde todos mis amigos de la infancia terminaron mal”, cuenta emocionado el suboficial segundo Fabián Raimundo Tarrés, durante la 3º Etapa de Mar del 2011.

El suboficial de Mendoza ingresó en 1992, “entonces yo tenía 16 años. Hice los papeles en la Armada porque un primo también se inscribía. Siempre tuve el apoyo de mi familia porque para ellos es un orgullo ser militar”, contó.

La profesión lo motiva a seguir y a principios de este año tuvo la oportunidad de trabajar en algo muy distinto a lo que venía haciendo en sus 16 años de Armada. “En principio estuve en Super Etendard (un avión francés) en el cargo de supervivencia y luego como encargado; pero cuando veía a los helicópteros ir a los barcos me llamaba la atención. Entonces, pasé de lo que se le dice ‘ala fija’ (aviones) al ‘ala rotativa’, que son los helicópteros”.

Ahora, de pase en el “Hércules”, vive otra cara de la Marina. “Mi trabajo fue en los hangares; y hoy que estoy en un barco, cumpliendo una función en altamar, es diferente”, manifestó quien se desempeña como suboficial encargado de cubierta de vuelo.

Su lugar en el mundo

En Mendoza aún viven sus padres y una hermana dos años menor que él; por ello, en vacaciones se encuentran y viajan juntos a alguna parte. Actualmente, el suboficial Tarrés vive en Puerto Belgrano. “Conocí a mi mujer, Mariela, en Bahía Blanca y tuvimos tres hijos, Abril Azul (10) y los mellizos Santiago y Lucila (7)”, contó de su familia.

Para este marino mendocino servir a la Patria es dar todo “tu tiempo, estudio y brindarte lo más posible; estamos para eso, es vocación por lo que se hace”, resumió.

“La Armada Argentina me abrió las puertas a todo lo que nunca imaginé experimentar siendo del interior y me dio el regalo más grande de conocer todo esto de lo que tanto disfruto. Soy un agradecido. Es lo mejor que me pudo pasar”, concluyó.

 

Por www.gacetamarinera.com.ar