HomePOLITICA

Santa Rosa: los candidatos a intendente

27/09/2011 Opina

Walter Soto: “Sé cómo sacar a Santa Rosa de la postergación en la que se encuentra”. (Frente Cívico Federal y Compromiso Federal.)

Durante la entrevista, Walter Soto (47) hablará con la energía en la voz y en los gestos del que está convencido de lo que dice, que siempre es el mejor camino para intentar convencer al resto.

“Sé cómo se hace, sé cómo se saca a Santa Rosa del actual estado de postergación. Hace falta una buena administración del municipio y sé cómo hacerla”, asegura el candidato radical, que hace pocas horas, y por enésima vez en los últimos doce meses, llegó a Santa Rosa desde Buenos Aires, donde vive desde hace 26 años.

Soto se fue a vivir a Buenos Aires en noviembre de 1984, formó una familia y se convirtió en un empresario exitoso; ahora y desde un año está al frente de un proyecto político para su departamento, que poco a poco ha ido nucleando a la mayoría de la oposición:

«Quiero ser intendente por cuatro años y después me voy a mi casa; no me interesa seguir en política ni ocupar otros cargos; quiero ser intendente porque siento que se lo debo a mi departamento, porque sé cómo administrarlo con eficiencia y porque me da mucha pena ver que se ha transformado en el pueblo más pobre de la provincia”.

El candidato del radicalismo asegura que Santa Rosa casi no ha cambiado en los últimos 30 años y que prácticamente sigue teniendo los mismos problemas de agua, de gas, de cloacas y de viviendas.

“Hoy el municipio es el mayor dador de empleo y no es algo casual, porque el intendente ha transformado a la comuna en un factor de poder para intentar seguir en el cargo”.

– ¿Cuánta gente trabaja hoy en el municipio?

– La cifra exacta no la dicen, pero hay entre 1.200 y 1.500 empleados, lo que lleva a que el presupuesto se vaya casi todo en sueldos.

Eso no deja plata para obra pública y ni siquiera para cubrir con eficiencia los servicios. Fíjese cómo será el desmanejo que solo en combustibles, la comuna debe más de $250.000.

Soto dice que la actual gestión no sabe administrar los recursos ni establecer prioridades: “Le doy un ejemplo sencillo pero esclarecedor, con las necesidades que hoy tiene el departamento, el intendente se gasta casi un millón de pesos en traer a la Soledad y al grupo La Barra”.

– A usted le critican no vivir aquí. Muchos lo tildan como un “porteño con plata”.

– Me siento más santarrosino que muchos de los que hoy manejan a la comuna. Tengo compromiso social y soy uno de los mayores inversores dentro del departamento. Es cierto que me ha ido bien, pero saber manejar mis empresas me permite asegurar que estoy preparado para administrar eficientemente a la comuna, porque sé cómo se hace.

Soto está convencido de que una buena administración municipal permitirá el resto. “Si usted muestra un departamento confiable, las inversiones llegan solas. Hoy nadie viene a Santa Rosa porque el desmanejo es evidente”.

– ¿Dónde pondrá el acento si gana?

– Tengo un programa de gobierno que se apoya en cuatro pilares: desarrollo económico, social, educativo y de salud.

– Podría ser más específico y mencionar propuestas concretas.

– Vamos a llevar el gas y un agua de calidad a todo el departamento; vamos a acompañar muy de cerca las necesidades de los productores y a capacitarlos; una administración prolija nos permitirá atraer inversiones para generar fuentes genuinas de trabajo; vamos a capacitar en oficios a los jóvenes que quieran trabajar, fíjese que en Santa Rosa faltan plomeros, electricistas, albañiles, zapateros, carpinteros, quiero decir los oficios básicos.

“En Santa Rosa se ve a la política como una salida laboral y vamos a cambiar ese concepto, pero para eso hay que generar empleo genuino y esto, repito, se hace siendo confiables, que los empresarios vean que hay un municipio serio”.

Sergio Salgado: “Vamos a seguir trabajando en educación como base de la gestión” (Frente para la Victoria)

Sergio Salgado tiene 34 años y desde el 2007 es el intendente de Santa Rosa. Desde su despacho, el justicialista asegura que su departamento está mejor que cuando él asumió y que su gestión ha hecho hincapié en la educación.

“Sólo para darle un ejemplo, somos el único departamento que entrega netbooks en las primarias, hemos repartido más de 400 y eso lo hacemos con plata del municipio”.

A Salgado se lo ve tranquilo, mucho más relajado que en el tumultuoso 2008, cuando se enfrentó con todo el Concejo Deliberante, que lo acusó de malversación de fondos, lo enjuició y hasta lo expulsó de la comuna. Después de cuatro meses, Salgado volvió.

– ¿Cómo está el clima político hoy en Santa Rosa?

– Mucho mejor. Hay diálogo con el Concejo y se puede trabajar con los ediles, al menos con los de mi partido y con el bloque demócrata. El radicalismo no sabe de oposiciones constructivas y solo mete palos en la rueda.

A la hora de hacer un balance de su gestión, el intendente justicialista no duda en resaltar la tarea en educación y dice que “de ella se desprende el resto de las políticas”.

– Mire, acá solo se podía estudiar profesorado de EGB, hoy tenemos además, profesorado de Inglés, de Música y Enfermería, y estamos trayendo en el 2012 la carrera de Higiene y Seguridad y la de Electrobiomecánica. Hemos abierto 15 nuevos establecimientos educativos, algunos funcionan incluso en bodegas o cooperativas y hay distritos como Ñacuñán que hoy tienen su secundaria.

A Salgado la principal crítica que se le hace es la cantidad de personal que tiene la comuna, que algunos señalan por encima de las 1.500 personas, entre contratados y personal efectivo.

– La oposición dice que usted ha transformado al municipio en la principal fuente de trabajo del departamento. Dicen que por contratos de menos de mil pesos usted ha generado un gran polo de poder y de concentración de votos para las elecciones.

– En la comuna hay menos de 400 personas efectivas y los contratados no llegan a 500. Tengo la misma cantidad de gente que el gobierno anterior, pero hoy está todo el mundo en blanco y no compartiendo contratos entre tres empleados. Mire, cuando yo llegué había solo una ambulancia y hoy tenemos cuatro, cada una de ellas con tres choferes contratados que paga el municipio; como ese caso puedo contarle otros.

El intendente también habla de obra pública; dice que ha llevado electricidad a zonas alejadas, que construyó un puente fundamental en Colonia San Jorge y que las ciclovías hechas ayudan a viajar más seguro.

– ¿Dónde va a poner el acento su gestión si gana el 23 de octubre?

– Vamos a seguir trabajando en educación, que es base de la gestión con nueva infraestructura. Vamos a crear un fondo municipal para la construcción de vivienda que comienza a funcionar en enero y que se nutrirá del dinero que nos envían de la soja. Serán, por lo menos, 12 millones de pesos para arreglar casas y construir viviendas.

– El radicalismo le critica que su gestión no ha generado trabajo genuino.

– Es una infamia y votar a Walter Soto es volver a la inoperancia de la época de Ponce (intendente demócrata que gobernó entre 1999 y 2007). Acá se han radicado firmas nuevas y mi idea para la próxima gestión es construir el parque industrial de ruta 7, del que ya tenemos el proyecto terminado.

Son 30 hectáreas que vamos a dotar de servicios y que servirán para la radicación de nuevas empresas. También queremos capacitar a los jóvenes con nuevas salidas laborales; construir las cloacas de la  villa, llevar el gas a 12 de Octubre y mejorar la calidad del agua de todo el departamento. Otra cosa es mejorar las instalaciones del polideportivo para hacerlo competitivo y construir el albergue municipal.

Mónica Garro: “Participar es la única manera de lograr que la gente esté mejor” (Unión Popular)

Mónica Garro (43), en Santa Rosa algunos le dicen ‘la mujer valiente’ y ella se ha encariñado con el mote.

Es candidata a intendente por la Unión Popular y dice que no cuenta “ni con el aparato político del intendente Sergio Salgado ni con el dinero del radical Walter Soto”, pero asegura que tiene ganas de demostrar que se puede hacer política de otra forma.

“Yo siempre estuve parada en la vereda de enfrente y nunca me involucré en política; pero me he dado cuenta de que hay que hacerlo y de que participar es la única manera de lograr que la gente esté un poco mejor”, comenta la mujer de Eduardo Duhalde en Santa Rosa, a la salida de un programa de radio en Las Catitas.

Garro sostiene (y lamenta) que su departamento “no se ha desarrollado”; dice que “no es un problema de ahora sino que se han ido sumando malas gestiones en los últimos años” y asegura que lo que le falta a la dirigencia santarrosina es “creatividad para generar fuentes de trabajo”. Sobre Salgado es contundente: “Lo poquito que ha hecho es dar lo que le han mandado desde la Nación”.

Sostiene que su plan de gobierno estará basado en “un desarrollo y promoción de Santa Rosa, donde es necesario trabajar por la familia” para recuperar los valores que se han ido perdiendo.

“Voy a invitar a los distintos sectores de la comunidad para escucharlos e incluirlos en un proyecto de departamento. Acá, lamentablemente se han desactivado a las organizaciones intermedias y no se las consulta para nada”.

Mónica Garro es presidente de una ONG que nuclea a 20 familias de obreros rurales que viven en un predio de 66 hectáreas; está casada desde hace 26 años y tiene tres hijos, dos nenas de 14 y 8 años y un varón de 7.

El año pasado terminó de cursar el profesorado de EGB 1 y 2 y enseña a leer y a escribir a un grupo de obreros.

“Hay mucho por hacer, llevar la oferta universitaria al departamento, para que nuestros chicos no se queden solo con la secundaria; reparar los caminos del departamento, que en su mayoría están destruidos y eso complica cualquier actividad, ya sea social o económica; reactivar las uniones vecinales, para que a través de ellas podamos llegar mejor a los problemas vecinales”, dice Mónica, mientras se sube a una motito para continuar su recorrida por Santa Rosa.

Fuente: Diario Los Andes.-