HomeMAS NOTICIAS

Más de 40 mil mendocinos deberán hacer pasantías en la secundaria

28/09/2011 1 Comentario

«Me dieron práctica, responsabilidad y hasta me ayudaron a definir qué es lo que iba a estudiar. No es lo mismo empezar la facultad así, cuando uno ya sabe que hay en el mundo real». El año pasado, mientras cursaba tercer año del Polimodal en el Instituto San Pablo (Drummond, Luján), Juan Pablo Deblasis cumplió con las pasantías obligatorias que se les exigía en su currícula. Lo hizo en Fecovita, más específicamente en tareas referidas a electricidad y otros aspectos técnicos orientados a la modalidad que había elegido.

Más allá de que desde hace años la mayoría de las escuelas técnicas de la provincia tienen un régimen de pasantías obligatorias para sus estudiantes, esta modalidad será obligatoria para todos los alumnos que cursan los últimos años del polimodal en la totalidad de las escuelas del país.

Así lo establece el reciente decreto 1374/11, promulgado por el Gobierno Nacional y que reglamenta la ley nacional 26.427, precisamente referida a la implementación del régimen de prácticas laborales obligatorias para los alumnos de segundo y tercer año del polimodal.

En Mendoza, según destacaron desde la DGE, son 42.092 los adolescentes que tendrán que cumplir las pasantías para poder pasar de año y -según agregó el subsecretario de Educación de la DGE, José Rivas- empezará a regir ya desde este año.

«Va a ser muy bueno que sea para todos los chicos. Van a saber lo que es la responsabilidad, van a incorporar esos hábitos y saber vivir situaciones laborales. En mi caso fue muy productivo. Imaginate que quería hacer las cosas tan bien que me tomaba el micro una hora antes», destacó por su parte Gerónimo Scudeletti, otro de los alumnos que egresó del mencionado colegio de Luján e hizo las prácticas.

En primera persona

Juan Pablo hoy tiene 18 años y egresó del Instituto San Pablo el año pasado. En sintonía con la modalidad Bienes y servicios (orientación en Electricidad) que cursó durante el Polimodal, fue derivado a Fecovita para que cumpla con las pasantías

«Fue un mes inolvidable en el que aprendí y me tuve que acostumbrar a muchas cosas. Primero a los horarios, y a respetarlos, porque teníamos que cumplir las cuatro horas. Si entraba a las 8, salía a las 12. Y si entraba a las 8:30, salía a las 12:30. Teníamos el régimen y el valor de un empleado más», contó el joven, que hoy está haciendo el pre universitario para ingresar a la carrera de Ingeniería Civil.

«En ese mes tuve que hacer y aplicar todo lo que había aprendido en clases, desde instalaciones de luces de servicio y de emergencia hasta cambiar unas que estaban muy alto. La verdad que me encantó», continuó Juan Pablo Deblasis.

En la misma promoción, pero en la modalidad Ciencias naturales (con orientación en Química) estudió y egresó Gerónimo Scudeletti.

Actualmente, con 18 años, estudia Enología y las pasantías del año pasado fueron fundamentales en su elección.

«Las hice en la bodega Lamadrid. Estuve en el laboratorio analizando vino, y también trabajando con los operarios. Me sirvió para tomar el ritmo de los horarios, la responsabilidad. Y me ayudó muchísimo a darme cuenta que quería estudiar lo que estoy estudiando», agregó Gerónimo.

Según destacaron la directora de la escuela, Viviana Concatti, y los coordinadores de las pasantías, Manuel Pozo y Silvia Garritano, desde 1987 hasta la fecha el instituto San Pablo mantiene el régimen de pasantías ininterrumpido y sistematizada.

«Cuando se sancionó la ley nacional de pasantías se produjo un vacío legal con la ley provincial y, si bien mantuvimos algunas plazas, las más importantes se perdieron. Ojalá que ahora, con el decreto que reglamenta la ley, se puedan recuperar», destacaron.

Pasantías para todos

En Mendoza, desde 1993 gracias a la ley provincial 5.830 y al decreto reglamentario 282, el régimen de pasantías obligatorias rigió en la mayoría de los colegios secundarios.

Sin embargo, con la ley nacional -en 2008- se generó un vacío legal y en muchos establecimientos esa continuidad se perdió.

«No había sustento legal con una normativa que incluyese todo lo que tiene que ver con seguro y otros aspectos. Con el decreto nuevo, todo queda reglamentado», destacó el subsecretario de Educación de la DGE.

Rivas destacó que el proceso incluye tres actas. El primero es un acuerdo individual de pasantía entre el alumno y la empresa; el segundo es un convenio de acuerdo entre la empresa y la escuela (sus directivos); y el tercero (en el ambiente macro) es jurisdiccional. Esto significa que es entre el Gobierno de cada provincia y las distintas entidades.

 

Fuente: Diario Los Andes.-

 

1 Comentario »

  • Domingo dijo:

    Una sugerencia sobre este Tema y que es muy pero muy importante para los alumnos de las escuelas, principalmente de la Zona Este, es la experiencia que tienen tanto alumnos, como ex-alumnos de la ESCUELA 4-016-«Ing. ANTONIO MARCELO ARBOIT» de Junín.-Hace muchos años que en esa Escuela se hacen las Prácticas en las Industrias de la Zona y hasta algunos de ellos que no han podido seguir una carrera universitaria han sido tomados como empleados por que la misma empresa los formó.-