HomePOLICIALES

En un ataque paranoico, un hombre hirió a otros 4 e incendió su casa

30/09/2011 Opina

«Ha sido todo muy raro, cómo se lo explico… ¿Vio usted esa película (El Resplandor) en la que a Jack Nicholson lo contratan para vigilar un hotel vacío y que al final, la soledad lo termina trastornando?

Bueno, acá pasó más o menos lo mismo», dice, mirando para el lugar de los hechos y con los ojos achinados, como desconfiando, un vecino de José Cruz Fernández (53), hombre común (según la descripción de todos) que en la madrugada de ayer atacó a su sobrino en una de las piezas de su casa, luego incendió la vivienda con combustible y más tarde, atrincherado en el patio, hirió a tres policías que intentaban calmarlo, en medio de lo que habría sido un brote psicótico, que le hizo creer que estaba siendo rodeado por ladrones que querían asaltarlo.

El misterioso asunto ocurrió en la ciudad de San Martín, en la vivienda de calle Beruti al 480 y nadie en la cuadra entiende por qué pasó lo que pasó. «Siempre fue un hombre normal, no estaba en tratamiento ni nada de eso, pero desde el martes se puso medio raro, temeroso sin motivos y comenzó a decir y a repetir que habían delincuentes que estaban planeando robarle la casa», cuenta Alejandra, sobrina de don Fernández.

Su mujer se llama Luisa Salsotto y a decir de los vecinos, se trata de un matrimonio normal, «como cualquier otro, ¿vio?», según definió el vecino cinéfilo que observó el parecido entre lo ocurrido allí y la película de Stanley Kubrick.

Hacía unos diez días que doña Luisa había viajado a Buenos Aires para hacer algunos trámites, según explicaron los familiares y José se quedó solo en la casa. El tema no preocupó a nadie, sencillamente porque la situación no era para preocuparse.

Pasaron los días sin mayores novedades hasta que esta semana y sin motivo aparente, José Cruz comenzó con aquello de que lo iban a asaltar y que si eso ocurría él no iba a dudar en prenderle fuego a la casa. Dicen algunos que incluso se arrimó por la comisaría 12 para comentar que unos delincuentes lo tenían marcado.

Por lo repetitivo del tema, la familia comenzó a preocuparse por don Fernández y así fue que uno de sus sobrinos -el matrimonio no tiene hijos- decidió ir a acompañarlo y quedarse a dormir por las noches.

«¿Qué hacés acá? Vos sos el que me quiere robar». Así despertó Fernández a los gritos a su sobrino de 25 años. Eran las cuatro de la madrugada de ayer.

El hombre lo atacó a golpes y así lo fue sacando de la vivienda hasta la calle. Mientras que el joven se corrió hasta la vecina a pedir ayuda, Fernández desparramó querosén por las piezas y prendió fuego a la vivienda. El fuego se propagó con rapidez y daño seriamente el dormitorio, el comedor y la cocina.

Cuando llegó la policía, la puerta estaba atrancada; la derribaron a puntapiés. Don Fernández había escapado al patio y con un cuchillo de cocina enfrentaba a los uniformados que querían ayudarlo. Alcanzó a herir a tres (dos de la comisaría 12 y el restante de la Unidad Especial de Patrullaje) antes de que pudieran reducirlo.

Los policías sólo recibieron heridas menores y rápidamente fueron dados de alta en el Perrupato, donde quedó internado don José Cruz Fernández, «estable, medicado, con algunos cortes en la cara y en los brazos y a la espera de un examen psicológico», comentó una fuente.

Fuente: Diario Los Andes.-