HomeMAS NOTICIAS

Implementan un boleto electrónico en micros de San Martín

06/10/2011 Opina

La empresa de colectivos Nueva Generación implementó desde esta semana y en sus recorridos de media distancia, un boleto electrónico que aporta algunas ventajas al servicio, entre ellas la de mejorar el control de las frecuencias y las condiciones de seguridad del viaje.

«Es un sistema que hace más eficiente el servicio; al pasajero le queda impreso en su boleto una serie de datos, entre ellos el costo exacto del pasaje, el recorrido que hace y la hora en que lo tomó», explicó Marcelo López, jefe de Tránsito de la empresa Nueva Generación y siguió: «Como el sistema está conectado a un control satelital de GPS, a la empresa le queda en todo momento un registro del viaje, del tiempo que demora cada recorrido y las frecuencias».

Por ahora, el boleto electrónico implementado por la empresa Nueva Generación se aplica sólo en algunos recorridos, que son los de media distancia entre Junín, San Martín y Mendoza, y también en las frecuencias que van al distrito de Buen Orden. «Está funcionando muy bien y la idea es que antes de fin de año podamos extender el boleto electrónico a todos los recorridos», detalló López.

Otra de las ventajas que muestra el nuevo sistema es de evitarle al chofer tener que llenar planillas mientras conduce; algo que por arriesgado que parezca es una tarea habitual de los conductores, que se ven obligados a desviar la vista del camino y anotar cifras mientras conducen.

A los pasajeros, la principal ventaja que les aporta es que al quedar marcado el horario y el recorrido del viaje, el boleto puede servirle como comprobante para presentar en su trabajo o en algún trámite que deba realizar. La contra es que con la excusa de la falta de monedas, generalmente los choferes no respetan el importe señalado.

Un viaje entre Junín y San Martín, en Expreso, cuesta, según figura en el boleto electrónico, $ 2,35 pero si el pasajero no sube con el cambio exacto, el chofer da por sentado que está en todo su derecho de cobrar $ 2,50; lo mismo ocurre con el viaje a la ciudad de Mendoza donde el costo exacto es de $ 7,15 pero a falta de monedas el viaje generalmente cuesta $ 7,25.

«Son unos ladrones pero por 15 centavos no conviene discutirles», opina Ramón, en una parada de San Martín. Ariel es uno de los choferes que ya corta boletos electrónicos y admite: «Con el boleto electrónico queda claro cuánto es lo que sale el viaje pero no hay monedas para dar vuelto. Si el pasajero no quiere pagar de más, es mejor que suba con el importe exacto».

 

Fuente: Diario Los Andes.-