HomeSOCIEDAD

Dolor popular en la despedida de Paula Giménez

19/10/2011 Opina

“Ya está Paulita, volá; y gracias por tantas cosas lindas que nos has dado. Chau, mi amor”, fueron las emotivas palabras con las que el intendente Jorge Giménez despidió a su hija, mientras el ataúd que contenía sus restos era depositado en una fosa del cementerio parque La Paz de los Olivos, donde unas 300 personas, entre ellas el gobernador Celso Jaque y la fórmula oficialista, acompañaron a la familia y cerraron el último adiós a Paula Gimenez (21) con aplausos.

El cortejo fúnebre había partido de las salas velatorias Salvador Milio a las 11, luego de que más de 3.000 personas pasaran por el velorio desde el lunes al mediodía.

Jaque estuvo en dos oportunidades y se lo vio desconsolado: “No hay palabras; uno se prepara en la vida para despedir a los padres pero no para que se vaya un hijo”; también el candidato a gobernador, Francisco “Paco” Pérez, asistió el lunes en la tarde y ayer: “Estoy acompañando a un amigo en un momento muy triste”, dijo Pérez en el predio del cementerio y a su lado, el ministro de Seguridad Carlos Aranda, acompañaba en el dolor sin dejar de dar órdenes a través de una radio, que nunca abandonó.

El ministro de la Suprema Corte, Mario Adaro, se arrimó en la mañana al velorio y reflexionó con parte de la prensa sobre lo banal que se torna la mayoría de las cosas ante la muerte: “Cualquier campaña política pierde todo sentido ante una pérdida semejante”. Hubo otros ministros y funcionarios, pero el peronista de mayor peso político que pasó por el velorio fue el operador Juan Carlos “Chueco” Mazzón, que estuvo en la noche del lunes saludando a su amigo Giménez y se retiró sin hacer declaraciones.

La oposición estuvo presente en la figura del vicepresidente Julio Cobos, que el lunes por la tarde saludó a la familia y luego habló en privado con Giménez durante varios minutos; también se arrimó el candidato local a intendente, Luis Petri (UCR) y sus correligionarios intendentes: Gustavo Pinto, de La Paz; Gerardo del Río, de Rivadavia; Alfredo Cornejo, de Godoy Cruz y Mario Abed, de Junín, quien también estuvo en el cementerio, ya que el campo santo donde descansa Paula queda en una zona rural de su departamento.

Más de 30 coronas y medio centenar de ramos compitieron junto a la sala velatoria por mostrar las condolencias de los empresarios, dirigentes, entidades o municipios que las habían enviado y algunos lamentaron que no hubiera una de la Presidencia: “Por protocolo debería ser obligación que la Nación mande un saludo ante semejante pérdida”, reflexionó un funcionario de Giménez.

Ayer hubo asueto administrativo en la comuna y hoy, luego de la tregua autoimpuesta, la campaña en San Martín retoma parte de su ritmo; así, mientras que el justicialismo ha dicho que este último tramo será “silencioso y con la militancia repartiendo boletas”, el radicalismo realizará el pospuesto cierre de campaña en Palmira, a partir de las 21 y con Roberto Iglesias.

Mientras tanto, no hay certezas sobre cuándo Gimenez retomará su actividad: “Podría ser mañana (por hoy) o en una semana, por ahora no lo sabemos”, dijeron desde Prensa.
Al féretro de Paula lo cargó un pequeño grupo de amigos y familiares.

Fuente: Diario Los Andes.-