HomeSOCIEDAD

Test gratuitos para diagnosticar la EPOC

15/11/2011 1 Comentario

La mayoría de las personas que padecen Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) no prestan atención a los síntomas hasta que ya están muy avanzados. Consideran que es normal que el cigarrillo los haga sentir agitados o les provoque tos.

Los especialistas advierten que esto no debería ser así y recomiendan hacerse una espirometría, un sencillo test que permite detectar la disminución de la capacidad respiratoria. Hasta el viernes habrá una carpa de la Fuesmen en distintos lugares de la provincia.

Pablo Sáez Scherbovsky, del Servicio de Neumonología de la Escuela de Medicina Nuclear Mendoza (Fuesmen), explicó que hace un par de meses hicieron una encuesta telefónica y consultaron mil hogares de Ciudad, Godoy Cruz, Guaymallén, Las Heras y Tunuyán. Si bien 88% estaba al tanto de que Sandro murió como consecuencia de su adicción al tabaco, 70% desconocía qué es el EPOC y el mismo porcentaje no sabía en qué consiste una espirometría.

Ramón Alchapar, presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, indicó que después de que falleció el cantante -en enero de 2010- se vieron desbordados por la cantidad de pacientes que se acercaron al consultorio de cesación tabáquica que funciona en el hospital Lencinas. Mientras ayer sólo un paciente acudió a la primera consulta.

El especialista destacó que un estudio que se realizó en América Latina arrojó que 89% de las personas con EPOC no han sido diagnosticadas porque el paciente empieza a perder capacidad respiratoria lentamente y lo atribuye a la edad, el sobrepeso o el sedentarismo. El 11% que sabe que tiene la enfermedad está en los estadíos más graves, es decir grado 3 ó 4, cuando ya depende de oxígeno y las posibilidades terapéuticas se reducen considerablemente.

Diagnóstico y tratamiento

Pablo Sáez Scherbovsky detalló que se denomina EPOC a dos enfermedades: la bronquitis crónica (inflamación de los bronquios) y enfisema (destrucción de los alveolos y del tejido elástico del pulmón). Si bien puede producirse por otras causas -como cocinar o calefaccionar la vivienda con leña o carbón y por la exposición a  contaminantes ambientales-, la principal es el consumo de tabaco, ya sea de cigarrillo, cigarro o pipa.

De ahí que lo fundamental para el tratamiento sea dejar de fumar, pero también el diagnóstico temprano, para evitar la destrucción de la masa pulmonar, que resulta irreversible. Por este motivo, en el hospital Lencinas iniciarán una campaña para que más personas concurran a hacerse la espirometría y detectar los pacientes iniciales. Esto, porque una vez que se diagnostica la enfermedad se puede mejorar la calidad de vida de los pacientes con broncodilatadores y corticoides tópicos, como también con ejercicios de rehabilitación.

Ramón Alchapar subrayó que los reemplazos nicotínicos más económicos para un mes cuestan lo mismo que comprar un paquete de cigarrillos diario, por lo que no se trata de un problema económico, sino de la ausencia del deseo real de dejar de fumar. Además, planteó que cuando una persona deja la adicción al tabaco se beneficia el grupo familiar, particularmente los niños, y el entorno laboral. Asimismo, el neumonólogo señaló que se es adicto aunque se fume un solo cigarrillo por día, porque depende de cómo el organismo libera la nicotina.

Soplar en una boquilla

Una larga fila de personas aguardaba su turno ayer en plaza Independencia para hacerse el estudio que permite establecer cuál es la capacidad respiratoria. El procedimiento es sencillo: se responden algunas preguntas y se sopla en la boquilla de un medidor.

Los valores que arroja el aparato son anotados en un folleto, para que puedan llevar ese primer diagnóstico a un especialista. Elizabeth Gómez, de Maipú, comentó que ha sido fumadora y que siente falta de aire, por lo que le habían pedido el estudio. Aprovechó para acercarse a las carpas de salud respiratoria y se fue con los números anotados y la confirmación de que deberá hacerse estudios más específicos.

En cambio, Néstor Castillo descubrió que no tiene este problema, pese a que en su juventud llegó a fumar 93 cigarrillos por día. El hombre contó que dormía un par de horas y que prendía cada cigarro con la colilla del anterior y hasta almorzaba fumando. Sin embargo, dejó a los 30, cuando sufrió un desmayo después de un par de pitadas por la mañana.

Adriana Martínez, de Ciudad, pasó por la plaza Independencia para interiorizarse sobre la enfermedad y se llevó folletos para darle a sus hijos, que fuman. «Por suerte ahora han prohibido fumar en lugares públicos», planteó y opinó que la carpa de salud respiratoria es una buena iniciativa.

 

Fuente: Diario Los Andes.-

 

1 Comentario »

  • alicia gelvez dijo:

    eso esta bueno pero que lastima siempre tienen en cuenta sona del sentro los que vivimos sonas alejadas como Medrano tenemos poco trasnpote de pasajeros nunca podemos yegar ni siquiera los enteramos aca tenemos un centro de salud N 67 ESTARIA BUENO QUE YEGARAN ALGUNA VES Y LAGENTE SE ENTERE