HomePOLICIALES

Insólito: jueces recorren escena del crimen de Mayra Tarifa y hallan pista no investigada

22/11/2011 Opina

El templo evangelista hoy está abandonado y rodeado de yuyos; al lugar le falta el techo, que parece haberse venido abajo hace tiempo, y sólo las paredes de madera dan forma a la habitación; adentro, algunos bancos, un atril roto y un puñado de papeles olvidados en un armario, confirman que allí se juntaba la gente a rezar.

Nadie puede probarlo ahora porque en su momento no se investigó, pero ayer surgieron dudas de que allí, en ese lugar apartado, pudieran haber abusado de Mayra Tarifa (15), la niña violada y asesinada en la siesta del 25 de marzo de 2009, cuando caminaba a su escuela, de Los Barriales

El viejo templo está en una zona rural de Junín, metido en el campo pero a menos de 30 metros de la banquina que Verónica Sánchez señala como el lugar en el que vio juntos a Luis Martínez (27) y a Mayra, justo antes de que la chica desapareciera hasta la mañana siguiente, cuando fue encontrada violada y flotando en las aguas de un canal de riego.

Ayer el tribunal de la Cámara del Crimen de San Martín, presidido por Eduardo Orozco e integrado por Salvador Arnal y Jorge Del Pópolo decidió hacer una inspección ocular junto al fiscal Juan Bancalari y al defensor Ricardo Sánchez, recorrer el pueblo de Rodríguez Peña, donde vivía Mayra y la zona de Los Barriales, donde fue violada y asesinada.

Verónica Sánchez ha contado que el día del crimen iba en bicicleta por la ruta 60 y ayer, precisamente en ese camino, le señaló al tribunal el punto exacto donde dice que vio a Mayra, al acusado y a otros dos muchachos, todos alrededor del auto del imputado y a pocos metros del templo.

«Es increíble que este viejo templo evangelista no aparezca en el expediente; hemos encontrado papeles que dicen que hasta mayo de 2009 acá se reunía gente, pero nadie lo investigó como posible escenario de una violación, siendo que es la única construcción en varios metros a la redonda», comentaron desde el entorno del tribunal, mientras recorrían el lugar.

También declaró ayer, en la audiencia realizada en plena ruta 60, Marcelo Pastrán, un preso que en su momento dijo haber formado parte del grupo que se llevó a Mayra; Pastrán había involucrado en el crimen a Martínez y mencionaba a otras dos personas, pero su testimonio fue siempre contradictorio y por eso, el juez de Instrucción Ricardo Schulz lo sobreseyó en plena investigación.

Sin embargo, Pastrán fue citado como testigo y ayer, nuevamente volvió a confundir datos, lugares y nombres; aunque eso sí, admitió que en su momento habló, porque algún policía le prometió que si lo hacía, su situación en la causa que lo tenía preso mejoraría.

Tan enredado e inútil resultó el testimonio de Pastrán que hasta confundió el canal al que arrojaron a Mayra y señaló que él vio como los agresores de la víctima (jura que él no participó del ataque) la tiraban al canal Chimbas, que corre a más de cuatro kilómetros al oeste del canal San Martín, con el que nunca se une y donde fue hallada la víctima.

Así, el testimonio de la testigo Sánchez parece cobrar mayor solidez, ya que sus dichos parecieron coincidir con lo que los jueces vieron en la zona y el de Pastrán es posible que sea rápidamente desestimado.

 

Fuente: Diario Los Andes.-