HomeSOCIEDAD

Rivadavia rescata parte de su historia a través del relato de sus mayores

26/11/2011 4 Comentarios

«La idea de este proyecto ha sido la de recuperar la palabra de nuestros mayores, para que cuenten cómo fueron sus vidas y cómo era la Rivadavia que conocieron y que ha cambiado tanto con el tiempo», explica Carina Maranesi, que durante casi un año se dedicó a entrevistar a una docena de personas de entre 76 y 94 años que viven en distintos puntos de Rivadavia.

Las entrevistas de Carina fueron grabadas por el cineasta Javier Díaz y más tarde colgadas en internet por el municipio, como parte del proyecto «Vive el patrimonio», en el que también se incluirán a las fiestas populares, las celebraciones, los bailes y las distintas costumbres de la región.

«En aquella época festejábamos el Día de la Tradición con el resto de los vecinos; comprábamos un novillo que faenaba don Victorio Villanueva y las mujeres hacíamos las empanadas», recuerda doña Angélica Cabrera en un tramo de su entrevista; otro vecino, don Aldo Comeglio opina ante la cámara: «Me acuerdo que cuando caía granizo, mi padre nos decía, muchachos busquen las alpargatas y los pantalones viejos porque este año no vamos a tener para comprar; y nosotros al pie de la letra, ¿eh? no se podía rezongar nada».

Para seleccionar a los protagonistas hubo un trabajo de campo previo en los distritos. «Preguntábamos en clubes, en escuelas, en las capillas y en las uniones vecinales. Una vez que tuvimos el nombre les preguntamos si tenía ganas de hablar, de recordar y contar», dice Carina.

En cada entrevista hubo una guía para orientar la charla y así fue que los protagonistas hablaron de su niñez y de sus padres, de la educación que tuvieron, del trabajo y también de la diversión.

Entre los entrevistados hay gente que fue empleada del ferrocarril, docente, boticario, trabajadores rurales y hasta un poeta; queda pendiente otra lista de personajes, cuyas charlas se sumarán a las que ya existen en los próximos meses y donde hay un carpintero, un trenzador de cueros, una tomera y también un músico.

«Los ancianos están llenos de historias y a veces no los escuchamos; nos ha pasado que en medio de una entrevista, los hijos se acercaron a escuchar a sus padres con mucha atención, porque estaban contando cosas que ellos no sabían y que tal vez ni siquiera imaginaban», explica Carina.

Para conocer el proyecto, coordinado por Miriam Scriboni, hay que ingresar a la dirección en internet del municipio (rivadaviamendoza.gov.ar) y buscar el enlace a «Vive el patrimonio». Don Atahualpa Yupanqui solía decir que «cada mayor que se muere es una biblioteca que se incendia» y Rivadavia trabaja para conservar parte de esas historias y que no se pierdan.

 

 

Fuente: Diario Los Andes.-

 

4 Comentarios »

  • manuel bazan dijo:

    Carina no se si vos tubustes pariente que vivian el barrio de los CHORROS DE LEÑA bueno yo vivia al lado de los Maranesi y mi familia es BRIONES te puedo contar casi lo mismo cuando se hacian las fiestas en el salon de Donn Factory donde funcinaba el JUVENTUD INDEPENDIENTE DE RIVADAVIA y mi tio Marcos Briones era el presidente y se hacian esas fientas yo ahora estoy en Buenos Aires y cada vez que regreso solo encuentro nostalgia porque las cosas ya no son como antes.

  • LILIANA SIFUENTE dijo:

    MUY BUENA LA IDEA DE CARINA, ES ENRIQUECEDOR TODO EL APORTE QUE ESTAS PERSONAS PUEDEN BRINDAR. DOÑA MARGARITA BLENGINI SIGUE VIVIENDO? YO HICE HACE MÁS DE 15 AÑOS UN TRABAJO DE RELEVAMIENTO DE PATRIMONIO CULTURAL Y LA ENTREVISTÉ, RECORDABA MUCHAS COSAS. TAL VEZ SUS HIJOS PUEDAN BRINDAR ESA INFORMACIÓN. ME GUSTÓ MUCHO LO QUE ESTÁN HACIENDO.

  • dory dijo:

    carina ,no se como te informaste de los lugares donde hay adultos mayores ,mi mama tiene 86 años y vivio y trabajo en su juventud en la bodega de Gargantini y tiene mucho para contar . Somos de La Libertad

  • nieta dijo:

    Carina: Mi abuela tiene 101 años y acá en Rivadavia nadie la entrevistó. Cuando cumplió los 100 la saludaron el Intendente de San Martín y de Junín y eso que lo solicitamos con nota por escrito. En Fín…