HomeMAS NOTICIAS

El granizo dejó mil damnificados y pérdidas en más de 3.000 ha de Junín

29/11/2011 Opina

Los pueblos de Rodríguez Peña y Los Barriales amanecieron un poco más pobres, luego de que una tremenda tormenta de granizo se llevara la mayor parte de los cultivos y dañara viviendas y vehículos, por igual.

La piedra cayó en seco durante más de siete minutos y la comuna de Junín ha relevado, hasta el momento, unos mil damnificados en ambos distritos; el intendente, Mario Abed, calificó la situación como «desastrosa», estimó que «algo falló en la lucha antigranizo» y calcula que hay entre 3.000 y 5.000 hectáreas cultivadas con daños que llegan al 100 por ciento.

La tormenta también afectó zonas de San Martín, donde el granizo dejó importantes pérdidas en Montecaseros; el Concejo Deliberante de este departamento aprobará hoy un pedido de informe para conocer, de boca del Gobierno, cuántas son las las hectáreas afectadas en toda la región y qué tipo de actividad han estado realizando los aviones de la lucha antigranizo en las últimas tormentas; por otro lado, hay una convocatoria para que los productores se reúnan mañana en la noche en Junín, para debatir las problemáticas del precio del vino y de la falta de agua para riego.

Luego de la tormenta del domingo por la tarde, las calles de Rodríguez Peña y de Los Barriales mostraban un grueso colchón de ramas y en el aire se respiraba el aroma que dejan las hojas arrancadas. María Cristina Gauna vive en Los Barriales y sabe que se quedó sin trabajo; todavía el encargado no se lo ha dicho, pero ni falta que hace: «Soy obrera en la finca de Arévalo donde la piedra se llevó todo; ahora no vamos a tener nada para hacer y el patrón no nos va a andar pagando para que estemos de brazos cruzados».

Roberto Rosales es encargado de una finca y asegura que nunca vio algo parecido: «Era como que el mundo se venía abajo; fueron siete minutos tremendos en los que cayó piedra del tamaño de huevos e incluso de naranjas. Cincuenta hectáreas cultivadas y no dejó nada, ni viña, ni chacra y también me destruyó los vidrios y el techo de la vivienda».

Los casos de Rosales y de Gauna son dos entre cientos y ayer, el escenario en ambos pueblos era lamentable: techos agujereados, cable caídos, pájaros y perros muertos, autos abollados, sarmientos cortados casi de raíz y hasta una parada de colectivos destruida a cascotazos de hielo.

Hoy no habrá clases ni en la escuela de Rodríguez Peña ni en la de Los Barriales: «Hubo muchos vidrios rotos y cañerías de aguas dañadas», dijeron desde la comuna.

Ilda Benítez tiene contrato en una finca de Rodríguez Peña y no encuentra consuelo: «Fue una tormenta de viento y piedra que no dejó nada. Arrancó a eso de las 7.40 de la tarde y en dos ráfagas se llevó todo». A Roberto Montenegro, el granizo lo agarró arriba de su camioncito Dodge: «Me dio tanto miedo que no quise bajarme, y el granizo me rompió todos los vidrios; cuando paró, no se distinguía la calle de la cuneta porque era todo un colchón de hojas».

 

Fuente: Diario Los Andes.-