HomeMAS NOTICIAS

Investigan la muerte de una joven luego de un estudio oftalmológico

01/12/2011 Opina

Mucha incertidumbre y un intenso dolor por un embarazo interrumpido y dos hijos que ya no verán a su mamá. Eso dejó el extraño caso de una joven de 27 años que murió luego de hacerse un estudio oftalmológico en una clínica de Ciudad y que la justicia mendocina investiga.
La denuncia del caso la presentó un hombre, identificado como Omar Valentín Torres (39) en la Oficina Fiscal 13 de la Cuarta Sección de Ciudad , quien aseguró que su pareja, Yamila Adriana Díaz, se realizó el viernes pasado un estudio «porque no veía bien» y falleció a los cuatro días en el hospital Central. El diagnóstico oficial fue muerte cerebral, a pesar de que ningún médico firmó el certificado de defunción.

La sobrina de la víctima, Natalia Fernández (33), contó con notable sufrimiento que Yamila es madre de dos pequeñas de 2 años y 6 meses, respectivamente. Además, la joven desconocía que estaba embarazada de 6 semanas, situación de la que se enteró cuando fue hospitalizada.

Se trata de una familia de escasos recursos que debió ahorrar para poder pagarse estos estudios. Yamila era ama de casa y sólo subsistían con el dinero de Torres, quien se desempeña como criador de cerdos.

«Hasta el momento que entró a la clínica ella estaba muy bien, yo iba con ella, con el marido y con la hija mayor. Era una chica sana, tenía problemas en la vista, nada más», explicó Fernández en declaraciones a radio Nihuil, al tiempo que reconoció que ella sólo vio que le echaban gotas en los ojos para dilatarle las pupilas.

Por su parte, el marido de Yamila dijo que en la clínica Oftalmos (ubicada en calle Godoy Cruz), «una enfermera le inyectó en un brazo un líquido de color naranja y ella se desmayó». Contó que, ante la gravedad del cuadro, vino una médica, que le consultó si su mujer tomaba alguna medicación especial. El hombre respondió: «Sí, pero no la ha traído». Yamila fue trasladada de urgencia al hospital Central, donde murió.

El estudio oftalmológico

Según trascendió, el estudio que se tenía que realizar es una retinografía binocular digital por una posible enfermedad inmunológica. La sobrina de Yamila manifestó que ella estaba haciendo un tratamiento hace un mes e iba una vez por semana al hospital Central. Sólo faltaba ese estudio para terminarlo.

Siguiendo el relato del denunciante, en la clínica los médicos le inyectaron a la mujer una sustancia y, desde ese momento, la joven entró en shock y tuvo que ser derivada para su internación en el Central, donde estuvo en grave estado hasta el martes a las 16, hora en que falleció.

Según Fernández, una mujer apareció por allí para devolverle el dinero de los estudios a la pareja de la joven. «Una mujer lo buscaba para devolverle la plata, porque el estudio no se había realizado. Eran 560 pesos en efectivo. Esa mujer le devolvió la plata y le dijo que si hacia falta más sacaba de su bolsillo para darle», relató la sobrina, aunque aclaró que su tío le dijo a esta mujer que el estudio sí se había realizado, que por eso Yamila estaba así.

El misterioso líquido

La denuncia judicial se hizo el martes y de inmediato el fiscal del caso, Gustavo Pirrello, ordenó secuestrar todas las historias clínicas y derivó el cadáver al Cuerpo Médico Forense, donde le realizaron la necropsia. Según fuentes judiciales, el líquido que le colocaron a la mujer podría ser yodo fluorescente para realizarse la retinografía. El shock sería motivo de una reacción alérgica.

Pirrello le dijo a Los Andes que en la denuncia, la pareja de la joven explicó que el viernes llegaron a la clínica oftalmológica para hacerse un estudio particular por problemas en la vista. «Los familiares no han podido determinar concretamente cuál es el estudio. La gente está muy mal», indicó.

El fiscal citó ayer a declarar a todos los médicos que tuvieron contacto con la joven que falleció. La primera profesional en declarar fue la doctora Napolitano y en el transcurso de la tarde lo hicieron varios médicos más.

Todos son del Central y el objetivo es que expliquen en qué estado llegó la joven al hospital. En tanto que sus relatos también servirán para dar detalles de la historia clínica.

«Estamos esperando el resultado de la necropsia, que nos va a aclarar mucho el panorama», agregó el fiscal. Con ese estudio, que podría estar listo hoy, se sabrá si la joven presentaba una patología previa o si su salud se vio afectada por algún error médico. Según confirmó el propio fiscal, ningún empleado de ese centro asistencial fue llamado a declarar.

El caso está siendo investigado en el expediente P-105.174/11, que por el momento está calificado como «averiguación muerte».

El cuerpo de Yamila Díaz es velado desde anoche en una cochería de Rivadavia. El entierro será hoy en un cementerio de ese mismo departamento.

 

Fuente: Diario Los Andes.-