HomePOLICIALES

“Una persona así podría matar a alguien y luego escribir poesía”

03/12/2011 Opina

El juicio por el crimen de Mayra Tarifa (15), la niña violada y asesinada en Junín, durante la siesta del 25 de marzo de 2009, se encamina hacia los tramos finales y ayer declararon el forense encargado de revisar el cuerpo de la joven y también la psicóloga, que hizo un informe de la personalidad de Luis Martínez (27), el único acusado del caso.

Estela Mathus, psicóloga del Forense de Mendoza,  dijo que se había entrevistado al menos cuatro veces con Martínez y aseguró que, aunque no lo demuestre en público, el acusado presenta una personalidad con «un alto nivel de agresión, de impulsividad y de hostilidad».

El tribunal, presidido por Eduardo Orozco e integrado por Jorge Del Pópolo y Salvador Arnal, buscó saber si alguien como Martínez, que es testigo de Jehová y que predica la palabra de Dios por las casas de Rodríguez Peña, un pueblo rural de Junín donde también vivía la víctima, puede tener esas características de agresión y hostilidad que había remarcado la perito.

«Por supuesto que sí; este tipo de personas suelen dar una imagen socialmente aceptada, pero internamente ser hostiles y agresivos; es probable que la religión sea una máscara», dijo Mathus y ante una pregunta del juez Del Pópolo, referida a unos cuadernos secuestrados en la casa de Martínez, donde el muchacho escribió canciones y poesías, la psicóloga explicó que «una persona así, con las características que estoy describiendo, podría matar a alguien y luego escribir poesía».

La «radiografía de personalidad» de Luis Martínez señala que tiende a minimizar las situaciones de conflicto; que acomoda la realidad para sacar ganancia; que es frío en sus afectos; que tiene una sexualidad conflictiva y, lo ya dicho en los párrafos anteriormente, que se trata de una persona con un alto nivel de agresión, de impulsividad y de hostilidad.

Martínez estuvo ausente durante la mayor parte de la jornada de ayer, ya que fue trasladado al hospital Perrupato, donde le realizaron una ecografía testicular para corroborar que estuviese bien de salud luego de la paliza que otro preso le propinó en la alcaidía de Junín, el jueves pasado.

El otro perito que declaró fue el forense Roberto Sánchez, encargado de examinar el cadáver de Mayra, que fue sacado de las aguas del canal de riego San Martín. Sánchez dio precisiones y también descripciones; el perito dijo que la niña había muerto a las 16 horas del 25 de marzo de 2009; dijo que fue arrojada al canal de riego con vida; que recibió una feroz paliza, especialmente en la cara, y que los ataques vinieron todos de frente o de costado; también señaló que la causa de la muerte fue una hemorragia cerebral traumática o la sumersión: «A esta chica la arrojaron viva al agua, pero igual se hubiese muerto si no la tiraban al canal», aseguró.

Para dar una idea del nivel de agresión que encontró al revisar el cadáver, Sánchez dijo que «en 19 años de experiencia, pocas veces vi semejantes lesiones como resultado de un ataque sexual»; el perito explicó que los daños en la vagina y en el ano eran de tal magnitud y profundidad que no se podía establecer si la niña había tenido relaciones sexuales previas o si era virgen al momento del ataque. Finalmente dijo que no podía establecer si a Mayra la habían atacado una o más personas, «aunque supongo que por alguna lesión encontrada en el antebrazo es probable que la hayan sostenido de allí».

El lunes declararán los últimos testigos y luego habrá un cuarto intermedio hasta la semana siguiente, cuando llegará el tiempo de los alegatos y de la sentencia del tribunal.

 

Fuente: Diario Los Andes.-