HomePOLICIALES

Desfiguran el rostro a un niño y la madre se queja de la policía

13/12/2011 1 Comentario

Fernando tiene 14 años y desde el jueves anda con la cara desfigurada a golpes y su madre dice que salvó la vida de milagro; aquella tarde un muchacho lo atacó en uno de los galpones ferroviarios de La Colonia, en Junín, y lo golpeó con una roca en la cara, después le partió un palo en la cabeza y hasta quiso asfixiarlo; por fortuna, el niño logró escapar, corrió dos cuadras y pidió auxilio en la distrital de policía.

El agresor no fue detenido y según cuenta la madre del menor, eso ocurrió porque los úniformados que lo vieron llegar demoraron la ayuda, no le creyeron e incluso, lo habrían acusado de haber estado en medio de un ajuste de cuentas.

«A mi hijo casi me lo matan y un testigo vio por donde escapó el que le pegó, pero los policías no hicieron nada para atraparlo», dijo la mujer y explicó que por la gravedad de las lesiones, su hijo estuvo dos días internado en el hospital Perrupato.

El comisario general Daniel Silva asegura que el procedimiento llevado a cabo por la policía fue correcto, aunque citó a la madre del muchacho a su oficina para escuchar su versión y, llegado el caso, abrir una investigación interna de lo ocurrido.

El jueves a eso de las 6 y media de la tarde, Fernando estaba en las inmediaciones de los galpones ferroviarios de la ciudad de La Colonia, cuando se le arrimó un muchacho, de entre 18 y 20 años, que le pidió ayuda. «Le dijo que estaba descompuesto y que lo acompañara hasta una heladería que hay por allí; pero en lugar de eso, lo metió adentro de los galpones donde empezó a pegarle», contó Marisa Icazatti, la mamá del niño agredido.

Primero le pegó en la cara con una piedra grande y luego le partió un palo de escoba en la cabeza y con uno de los trozos lo hirió en la cara. Mientras le pegaba le pedía plata o el celular, pero Fernando no tenía ni una cosa ni la otra. «Ahora vas a ir a tu casa a buscar plata y me la llevás a la plaza del barrio Santa Rita, si alguien te ve le decís que te caíste de la bicicleta», le dijo el agresor, pero enseguida cambió de idea y quiso estrangularlo.

De milagro Fernando logró escapar y corrió dos cuadras hasta el predio de la distrital de policía, donde pidió auxilio. «Hubo un testigo que vio salir al agresor y caminar por calle 25 de Mayo, les dijo a dos policías lo que había pasado pero no hicieron nada; mientras tanto, a mi hijo otro policía le dijo que eso había sido parte de un ajuste de cuentas y que él le había estado tirando piedras a los autos en la plaza Italia, dos noches antes», contó Marisa.

Agregó: «Es insólito, mi hijo fue agredido y en lugar de buscar al que le pegó, ponen en dudas lo que le pasó; y por si hace falta aclararlo, mi hijo tiene 14 años y no sale de madrugadas, sé el niño que he criado».

Fernando terminó en el hospital Perrupato donde quedó dos días internado; le dieron el alta el sábado y entonces fue con sus padres a poner la denuncia a la fiscalía. «Recién entonces empezaron a moverse; hoy (por ayer) lo vio el médico policial y constató que tiene lesiones graves; para colmo, el tipo sigue suelto y esta mañana mi hijo lo vio caminando y empujando una cortadora de pasto cerca de la distrital».

El comisario general Daniel Silva asegura que cuando Fernando llegó a la distrital «se actuó según el reglamento; en tres minutos estaba en el lugar la gente de Investigaciones y en cinco un móvil. De todos modos me voy a entrevistar con la madre y a escucharla, para ver si es necesario abrir la investigación».

 

Fuente: Diario Los Andes.-

 

1 Comentario »

  • alicia gelvez dijo:

    despues cuando ocurre lo inrreparable se lamentan y disen se podria aver evitado