HomeMAS NOTICIAS

Tormentas Eléctricas: La Zona Este de la provincia es la más castigada por este tipo de fenómenos

22/12/2011 Opina

Por año, unas 45 tormentas eléctricas se registran en los sectores más orientales de los departamentos de General Alvear, San Rafael y el sur de La Paz. En el otro extremo de la provincia, viajando hacia el oeste -más precisamente en la región occidental de Malargüe, San Rafael y las zonas montañas del Valle de Uco, Luján y Las Heras-, los lluvias con rayos se reducen a sólo 15 en ese mismo lapso de tiempo.

Entre esos valores, y con una notable diferenciación en la medida en que el mapa se va trasladando en dirección este-oeste, oscila la cantidad de tormentas eléctricas que se registran durante 365 días en toda la provincia, de acuerdo al primer mapa de rayos que el Conicet dio a conocer recientemente.

«Del mapa se observa que hay una disminución en la cantidad de días de tormentas desde el este hacia el oeste y sur. Esto se debe a la presencia de la Cordillera de los Andes en el oeste, que actúa como una barrera para los vientos del este y provoca que estos asciendan y formen la tormentas», destacó Rodrigo Bürgesser, doctor en física e investigador del Conicet.

Mapa provincial

La Zona Este de Mendoza resulta, de acuerdo a los estudios científicos, la más castigada por este tipo de tormentas.

«En este contexto, cuando hablo de tormenta me refiero a tormentas eléctricas o que estén suficientemente electrificadas para producir descargas eléctricas», destacó el investigador, quien también es profesor de la Facultad de Matemática, Astronomía y Física de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

Además de los 45 episodios promedio que se registran en un año al este de Alvear, San Rafael y parte de La Paz, en el resto de este último departamento -así como también en el sudeste lavallino, Santa Rosa y la región más céntrica de San Rafael- el número de tormentas eléctricas baja a 40 en un año.

En lo que respecta a San Martín y el área metropolitana del Gran Mendoza, siempre de acuerdo a las mediciones científicas, la cantidad de precipitaciones con actividad eléctrica promedia entre las 30 y las 35 al año.

Mientras más al oeste se ubica una región o departamento, menos tormentas de este tipo se registran. Es por eso que en la zona del Valle de Uco (Tupungato, Tunuyán y San Carlos), más apartada de las montañas, al igual que en el sector más oriental de Luján de Cuyo y la mayor parte de Malargüe, el número de temporales va entre los 20 y 25 anuales.

San Rafael es el único departamento que limita en su extensión con la cordillera al oeste, con la frontera con San Luis al este y con La Pampa al sur. Dada su amplia extensión, en ese departamento sureño se dan los dos extremos de la medición: hay zonas que padecen 15 tormentas eléctricas anuales (al oeste) y otras que sufren 45 (al este), las marcas mínimas y máximas respectivamente de toda la provincia.

Según destacó Bürgesser en diálogo con Los Andes, los datos con los que trabajan a la hora de hacer las mediciones son de una red relativamente nueva, la World Wide Lightning Location Network (www.wwlln.net), que está funcionando desde 2004 en el mundo y desde 2005 en Argentina (con la instalación de una antena en Córdoba) y que todavía se encuentra en desarrollo.

«Este es el único sistema que cubre todo el país, ya que otros sistemas de detección de descargas eléctricas como son los sistemas satelitales, sólo cubren la región tropical del globo», contó el científico.

Rayos y relámpagos

«A la hora de hablar de peligrosidad, habría que hacer una distinción entre rayos y relámpagos. Los primeros ocurren entre la nube y la tierra y los otros, dentro de una nube o entre nubes. Los más peligrosos para la vida humana y las edificaciones son los rayos, pero estos representan sólo 10% de las descargas eléctricas totales, que incluyen a los relámpagos», explicó Bürgesse.

Además, resaltó que de todas maneras «todos los rayos son peligrosos ya que pueden causar la muerte, destrucción de líneas de electricidad, causar incendios, entre otras cosas».

Según destacó el especialista cordobés, en sus estudios aún no cuentan con la información necesaria para poder detallar la cantidad de rayos que se generan durante las tormentas eléctricas en Mendoza.

 

Fuente: Diario Los Andes.-