HomeMAS NOTICIAS

Vecinos de Junín piden erradicar galpones donde casi matan a un chico

22/12/2011 1 Comentario

«Los que vivimos cerca estamos cansados de reclamar que la comuna haga algo con esos galpones y lamentablemente no pasa nada; parece que vamos a tener que esperar a que maten a alguien para que los cierren, los desarmen o los ocupen para alguna actividad», dice Jorge, vecino de La Colonia que, al igual que otros, asegura que parte de las naves que el ferrocarril tiene abandonadas en un amplio predio de ese distrito, en Junín, son ocupados por gente marginal que los usa para drogarse, dormir, tener sexo ocasional e, incluso, ocultar elementos robados.

Parte de ese lugar está a unos pocos metros de un parque infantil y en la tarde del jueves 8, un muchacho de 14 años fue asaltado y llevado al interior de uno de esos galpones, donde lo golpearon tan duro que quedó internado durante tres días en el hospital Perrupato.

«A mi hijo casi me lo matan y si se salvó fue porque ante un descuido del asaltante pudo escapar; lo que yo quiero es que la Municipalidad haga algo con ese lugar porque es un peligro para los vecinos», cuenta Marisa Icazatti, mamá del chico al que le desfiguraron el rostro con una roca y a quien, además, le pegaron con un palo hasta partirlo en tres partes.

En realidad, no todas las naves que el ferrocarril tiene en el predio de La Colonia se encuentran abandonadas, una de ellas fue adaptada para ser usada como mercado de frutas y verduras por una cooperativa y en otra, la comuna ha instalado su oficina de Turismo; por esto último resulta extraño que la comuna señale que viene gestionando el uso de esos espacios, cuando de hecho ya ocupa uno de ellos.

La concejal Laura Uano (UCR) señaló que hace un año presentó un proyecto para refuncionalizarlos y que sean usados por el área de Cultura, «pero todavía estamos esperando que el Gobierno nos los ceda».

En La Colonia, el predio del ferrocarril está entre las calles Neuquén y Defensa y allí también funciona la delegación municipal y un enorme polideportivo con capacidad para 3.000 personas. Muchos de los vecinos que viven a uno y otro lado del ferrocarril, para cortar camino, cruzan el lugar por entre los galpones, algo que se ha hecho durante muchos años pero que últimamente se tornó peligroso.

«Por acá podés pasar de día, pero cuando comienza a hacerse la noche, mejor que no lo intentés porque es tierra de nadie», dice Mariano, y agrega: «Fijate que han roto todas las luminarias para que el lugar esté siempre a oscuras».

El intendente, Mario Abed, asegura que viene pidiendo la mediación de la Provincia ante la Nación para quedarse con esos galpones: «En su momento se lo pedí a (Mario) Adaro cuando era ministro de Gobierno, después a (Félix) González y vamos a seguir insistiendo», aseguró el jefe comunal.

Abed dice que quiere usar esas naves para ubicar los juzgados viales, para actividades culturales y deportivas, pero asegura que por ahora no se puede hacer nada, ni siquiera mantenerlos cerrados, pese a que el municipio ocupa uno de ellos para el área de Turismo y que, en otra de las naves, hasta hace poco funcionaba un laboratorio de biodiésel del Estado.

«En realidad hasta que no nos cedan el control, la gente no tiene que pasar por allí, porque es un predio de la Nación», cerró el intendente.

 

Fuente: Diario Los Andes.-

 

1 Comentario »

  • Juan dijo:

    Toda la razon, una vez volvia tarde y me quicieron asaltar los mismos «chimbas» que siempre melodean esa zona «todos vestidos de deportivo y gorrita a 45º» y si no estan metidos en los galpones se meten en una casita que esta junto a los mismos de 2 pisos y se ven cosas raras dentro.