HomeMAS NOTICIAS

Una Navidad sin sobresaltos en las aguas de El Carrizal

26/12/2011 Opina

Para festejar la Navidad muchos mendocinos eligen pasar el tiempo al aire libre; sol, playa y algo de brisa fresca si tienen suerte, como ayer, de que el clima los acompañe y el calor veraniego no sofoque tanto. El dique El Carrizal se ha convertido en el clásico destino post Nochebuena cada año, ya que cuenta con gran cantidad de campings y clubes para todos los gustos y con múltiples actividades para disfrutar.

Ayer, dichos lugares de esparcimiento estuvieron más concurridos que el año pasado, según comentaron los encargados de cobrar la entrada de ingreso a los mismos. «Hay entre un 20 y 30 por ciento más de gente. En la Navidad de 2010 el clima estuvo malo, por eso muchos no salieron de la casa», recordó el recepcionista de Punta Verde, ubicado en la zona de El Carrizal que pertenece a Luján.

Si bien algunos acampaban desde hace algunos días, la mayoría fue con su familia, amigos o pareja a pasar el día navideño. «Trajimos a unos amigos de Córdoba para que conozcan. Comimos pollo y sandwichs de miga; lo que sobró de anoche. Estuvimos un ratito en el agua, estaba re linda», contaron Jesús y Paola, de Guaymallén, mientras tomaban unos mates a la sombra.

Con lanchas, motos de agua y esquíes acuáticos, los más jóvenes aprovecharon la quietud del agua del dique para navegar y hacer deporte. El asado, el turrón, el pan dulce, la sidra y el infaltable matecito fueron -también- los protagonistas de la tranquila tarde de domingo. «Venimos todos los fines de semana. Nos gusta tomar sol y pasar el día a orillas de la playa», comentaron tres parejas de novios que habían llevado su lancha y esquíes.

Sin emergencias

Tanto en clubes con pileta y sin salida al lago como en los que la playa puede recorrerse de punta a punta, los guardavidas y bomberos de la Policía estuvieron atentos para que niños y adultos pudieran bañarse tranquilos y sin sufrir inconvenientes. «No hubo que hacer ningún rescate, sólo trabajo de prevención.

Tenemos un área cercada para que se bañen los más chicos; es más pandito y se pueden meter con los padres», indicó Fernando, bañero del camping municipal de Rivadavia.

Destino internacional

Año tras año personas de todos lados del mundo llegan a Mendoza por diversos motivos. Algunos, seducidos por el clima, la montaña y la posibilidad de darse un chapuzón en días de calor a pocos kilómetros de la zona céntrica deciden probar suerte en la provincia. «Me casé con una mendocina y me vine a vivir acá. Llegamos esta mañana con ella y su familia para comer un asado, tomar vino y andar en moto de agua», relató Jean Carlos, proveniente de Costa Rica.

Eliana es otra que también decidió radicarse en Mendoza y ayer pasó su tarde con sus vecinos y amigos frente al espejo de agua: «Soy chilena pero me vine aquí porque es un lugar hermoso. La tarde está espectacular. Los bañeros vigilan muy bien a los chicos».

Quejas

En el camping de la comuna de Rivadavia, que excepto pileta tiene todos los servicios para el usuario, la queja de quienes son habitués fue que la entrada costaba $ 8 más que la semana pasada. «Vinimos el fin de semana anterior y pagamos $ 12. Hoy (por ayer) nos cobraron $ 20 pero el ticket decía $ 12. No está bueno», dijo Cristian, que aunque disfrutó del agua y los mates se mostró molesto con la situación.

 

Fuente: Diario Los Andes.-