HomeMAS NOTICIAS

San Martín: estacionan en lugares prohibidos porque no los multan

28/12/2011 Opina

«¿Justo a mí me querés controlar? Pero déjate de joder. ¿Por qué primero no te fijás en la cantidad de autos que también están mal estacionados y nadie les dice nada?», vocifera el hombre, sentado, muy ancho, en una mesa de café, junto a una de las calles remodeladas de la ciudad de San Martín. Ha dejado su auto a metros de allí y aunque está prohibido estacionar en esa zona, el señor es prepotente y no piensa ceder porque sabe que el empleado vial municipal que le pide correr el vehículo, no tiene autoridad para multarlo.

«Lamentablemente siempre es así. De estos tipos está llena la ciudad y hay algunos que encima te ofrecen trompadas», cuenta el municipal, resignado y un poco cansado de que lo maltraten por pedir a los conductores que cumplan con las leyes viales. A cambio de no publicar su nombre, el muchacho ofrece más datos sobre el problema: «La idea era que en San Martín iba a funcionar un juzgado vial municipal, pero nunca se hizo porque sale mucha plata mantenerlo y entonces nosotros no podemos poner multas y son pocos los que nos respetan.

«Lo único que nos queda -agrega el municipal- es llamar por radio a la policía vial, pero tampoco eso da resultados porque esa gente nunca tiene móviles para venir. En definitiva, en San Martín cada uno estaciona donde quiere y por más que lo pidás de buenas maneras, son pocos los que hacen caso y sacan sus autos de una doble fila o los corren de donde está prohibido estacionar».

Sin multas

En abril, la comuna había dado marcha atrás con su proyecto vial y que no cobraría multas, no crearía un juzgado vial ni secuestraría autos en infracción, como lo había anunciado a fines de 2010. La idea fue desactivada por «complicada y costosa», aunque quedó en funcionamiento un cuerpo de 15 policías viales municipales que, en estas condiciones, no tienen mayor poder de persuasión sobre los conductores en infracción.

La comuna remodeló en los últimos meses un tramo de tres cuadras del microcentro, entre Las Heras y Avellaneda, y dispuso la prohibición de estacionar allí durante las 24 horas. Sin embargo, nadie cumple con la medida porque no hay autoridad con poder de multa que controle.

No es novedad que transitar por la ciudad es un verdadero caos, donde a los estacionamientos en doble y hasta triple fila se suman los colectivos que no paran en las esquinas, las bicicletas que se atraviesan todo el tiempo y los peatones que cruzan a mitad de cuadra. Para colmo, tampoco se ha puesto en marcha el sistema de estacionamiento medido, que en manos de alguna empresa privada iba a comenzar a regir antes de fin de año.

– ¿Me permite el carné de conducir? -pide el empleado vial a una mujer que acaba de estacionar en doble fila.

– Ya me voy -contesta ella y entra, medio a las corridas, a un negocio.

– Pero enséñeme el carnet -insiste el municipal.

– Te dije que ya me voy -contesta la mujer, medio enojada desde la vereda.

Sin otra cosa que hacer y viendo que la conductora no piensa mostrarle nada, el empleado de la comuna pega la media vuelta y se va, un poco más derrotado.

 

Fuente: Diario Los Andes.-