HomeMAS NOTICIAS

A los 100 años, sigue haciendo surcos con la zapa

08/01/2012 1 Comentario

Nos dicen que José Manuel Lobato es un agricultor de experiencia y que contará historias de esfuerzo y perseverancia. Lo buscamos a un kilómetro y medio de la villa de La Paz, en dirección suroeste, y entablamos un diálogo que por momentos parece alucinante, porque el hombre ya ha pasado el siglo de vida y sigue hincándose ante la tierra para sacarle sus frutos.

Hablador y pícaro, tiene la apariencia de un hombre de 80, pero nos muestra el raído documento de identidad, que revela que nació en Rodeo del Medio (Maipú), el 11 de noviembre de 1911 («11 del 11 del 11», traduce él con cierto conocimiento de que dicho de esa manera impacta más.

Primero, algunos datos de su larga existencia. Tiene un siglo a cuestas, una mujer de 70 (Elvira Olguín, ella sí paceña) y cinco hijos: Diego (36), Facundo (34), Alba (32), Fanny (30) y el benjamín, Guillermo David (29), el único que se encontraba con el papá en el momento de la entrevista, realizada el Día de Reyes.

«Nos dicen que el trabajo no lo asusta», le planteamos tirando del espinel para ver qué sale.

«He andado mucho y he trabajado en todo, pero más que nada en chacras, haciendo las propias y otras para terceros; siempre trabajo duro, y si he ganado o perdido ha sido cosa mía», se presenta.

Cuenta que «de muchachón», con 13 años, ya era chacarero en Nueva California (al norte de San Martín) y después hizo labores en la finca Orfila, en San Francisco (Lavalle); también se conchabó en una finca de la firma Noel, en calidad de mediero. En ese lugar una vez sacó 440 mil kilos de tomate de 11 hectáreas. «Llegué a cargar 7 camionadas por día», recuerda.

Después se corrió al sur de Luján, a Ugarteche, tomando un contrato en la empresa Altares.

Siempre de soltero, se fue a Santiago del Estero a trabajar en los quebrachales, en el carbón. «Eso sí que era duro, da ganas de olvidarse».

La conversación se desordena. El testigo sitúa el relato en Nueva California (norte de San Martín), donde se establece un tiempo. Corren los años ’70 y el andariego empieza a serenarse y la familia a crecer, en compañía de la laboriosa Elvira.

Otro recuerdo placentero es su paso por Molinos Warnes, en el norte de Santa Rosa. «Allí hicimos una finquita muy linda». En cambio, en Rivadavia le fue mal, y aunque nombra al patrón, lo dejamos en el olvido.

En La Paz vive hace 20 años. Primero estuvo en el paraje Chacritas y desde hace un año y medio, en la finquita de media hectárea de calle Villa Amelia y una calle pública, donde él, Elvira y los hijos cultivan más de 20 variedades de hortalizas y frutas, pasando por los zapallitos de verdeo, «del año» y el «coreano»; albahaca, pimiento, berenjena, camote, papa, arvejas, lechuga, acelga, cebolla y ajo, choclos, sandías y melones. «Todo hecho a zapa», aclara.

Siempre fue hombre de chacra, y tiene un dicho para afirmar esa dedicación a las hortalizas, que heredó de su abuelo: «La viña y el potro, que la cuide otro».

Interrogamos a José Manuel por la calidad de la tierra paceña. «Es muy buena para la agricultura, la contra es que el agua para riego es poca por aquí».

El hombre, como se ve, ha ido mudándose de un lado a otro, pero expresa, riéndose: «Aquí voy a entregar los huesos», mientras señala el piso de su hogar.

La rutina diaria de este trabajador es similar a la de cualquier colega: temprano, con la fresca, se va al amplio terreno plantado, y regresa antes del mediodía. Después, a la tarde, sigue con las tareas que requieren sus verduras. La producción la vende la familia por cuenta propia, en el pueblo, porque en los grandes mercados abastecedores «no quieren pagar lo que valen nuestros productos», se queja.

Confiesa que quiere el trabajo, no le molesta levantarse temprano y no tiene dolencias físicas, aunque admite que es «bastante cobarde para el invierno, porque pasé mucho frío cuando era chico».

Fuente: Diario Los Andes.-

1 Comentario »

  • OSCAR VIDELA dijo:

    LA VERDAD QUE ESTE BUEN HOMBRE SE MERECE UN EXELENTE PREMIO EL GOBIERNO TENDRIA QUE PREMIARLO CON UNAS VACACIONES QUE MEJOR QUE ESO TRABAJAR NUESTRA TIERRA CON TANTO SACRIFICIO!!!!