HomeMAS NOTICIAS

Tres chicos del Este continúan perdidos

19/01/2012 Opina

Son oriundos de Junín, Rivadavia y La Paz. A través de Missing Children Argentina, se los busca intensamente.

El caso más antiguo es el de Eduardo David Arguello Arias quien falta de su hogar desde el 14 de Mayo de 2010. Buceando en la red, encontramos que después de ser dado por desaparecido en Rivadavia, estuvo demorado en dos comisarías de la provincia.

La jueza Alejandra Alonso solicitó un informe a la Comisaría 49 y también a la de Potrerillos, para determinar si se trataba del desaparecido y saber por qué no estaban al tanto del pedido de paradero y por qué no se lo acompañó a su domicilio, dado que Argüello Arias, de 27 años tiene problemas psiquiátricos. En este caso el dato que se busca resaltar es su discapacidad mental, ya que resulta evidente y puede resultar más fácil de identificar. Hasta el día de hoy no se sabe nada de su paradero ni tampoco de la investigación comenzada por la jueza.

Esta es la descripción del desaparecido:

EDUARDO DAVID ARGUELLO ARIAS, D.N.I. N° 30.964.403, 26 años quien presenta las siguiente características físicas: Estatura aproximada 1.70m, contextura delgada, tez morena, cabellos oscuros lacios negros hasta los hombros, tiene un lunar en la mejilla derecha y tatuajes en el brazo izquierdo con la palabra «sami”, se encuentra bajo tratamiento psiquiátrico, tiene dificultad en el habla y, al momento de ser visto por última vez, vestía pantalón de «jean» gris claro, zapatillas y una campera de polar color gris.

Quienes puedan aportar algún dato pueden comunicarse al 02623 – 15381832 o 02623- 15376532.

Más acá en el tiempo encontramos en el departamento de Junín el caso de LUCAS JEREMÍAS CASTRO AMAYA, quien desapareció el 19 de abril de 2011. Lucas está próximo a cumplir cuatro años y tenía tres al momento en el que se radicara la denuncia por su desaparición. La madre de Lucas (Ivana Amaya) dejó una carta diciendo que se lo llevaba y al momento de partir tomo todo el dinero que encontró en la casa de sus padres en Andrade (distrito del departamento de Rivadavia) donde la chica vivía con el pequeño. Se calcula que eran unos 1.200 pesos, aunque es probable que también haya tenido algunos ahorros.

La principal hipótesis es que la madre del menor haya huido junto a su actual pareja, que es mochilero y artesano de profesión, por lo que podrían estar en cualquier parte del país, incluso en algún país limítrofe.

El padre de Lucas se llama Walter Castro y no se resigna a desconocer el paradero de su hijo aunque el pequeño este con su madre.

Una de las preocupaciones más grandes es que Ivana salga del país, porque entonces se va a volver más difícil poder rastrearlos. «Cuando los niños salen de la Argentina sólo puede intervenir la Cancillería o Interpol, lamentablemente las fronteras no son todo lo seguras que quisiéramos y no es tan difícil dejar el país», explicó Lidia Grichener presidenta en la Argentina de la ONG internacional Missing Children.

Estos son los datos fundamentales de Lucas y su madre: AMAYA IVANA LORENA: Argentina, 21 años, nacida en Mendoza, D.N.I. Nº 34.756.063. La misma resulta ser de tez clara, cabello negro corto, delgada, de 1,60 mts. de estatura. LUCAS JEREMÍAS CASTRO: argentino, 3 años, D.N.I. Nº 47.968.865, nacido en Mendoza. El mismo resulta ser de 90 cm. de estatura, cabello corto castaño, ojos pardos y tez clara.

El caso más reciente es el de CELESTE OROZCO MATURANO quien falta de su hogar desde el 8 de Julio de 2011, tiene 15 años y es oriunda de La Paz.

La joven viajaba desde Las Paz a San Luís y decidió bajarse en una parada donde descendía un vecino de ella. Él la ayudó con sus bolsos y la vio irse caminando. Nunca más se supo de ella.

Celeste salió el viernes 8 de julio en la tarde y le dijo a su madre que tenía que ir a buscar información para un trabajo de la escuela. Una compañera de colegio fue quien dijo que la joven se había ido a San Luís en micro. Luego el dato fue constatado por la lista de pasajeros que presentó la empresa de viajes, donde allí figuraba el nombre de Celeste. También, una familia amiga de los padres de la menor, viajaron en ese colectivo y vieron que la joven bajó en la provincia vecina.

La menor no llevaba ningún tipo de identificación y los policías a cargo de la investigación han manifestado que como no es un caso de secuestro no se lo toma como algo urgente y tampoco se han tenido en cuenta pruebas importantes, como por ejemplo, los números de teléfono de la personas que llamaban a la familia indicándoles dónde habían visto a la chica.

Para cualquier información Teléfono: 0800 333 5500

E-MAIL: info@missingchildren.org.ar

Fuente: ARN Diario.-