HomeECONOMIA

El 24% del ingreso familiar medio se irá en comprar ropa y útiles escolares

04/02/2012 Opina

Si bien aún falta para el inicio de clases, lo cierto es que los comercios del microcentro ya exhiben sus precios de artículos escolares e indumentaria para este año.

En la nueva temporada, para comprar útiles, indumentaria y zapatos habrá que gastar aproximadamente unos 600 pesos por cada chico en edad escolar. Si tomamos una familia tipo con dos hijos la suma asciende a 1.200 pesos.

El dato no es menor porque puede llevarse el 24% del ingreso promedio de una familia calculado en $ 5.000 por Rodrigo González, economista de la Fundación Ideal. «Esto es considerando las actualizaciones salariales de 2011 en Mendoza y su impacto en el ingreso total familiar.

Porque se toman las modificaciones efectivas de trabajadores registrados públicos y privados; y se aproximan las actualizaciones de trabajadores no registrados; puede estimarse que el ingreso total familiar promedio del Gran Mendoza resultó cercano a los $ 5.000, durante el segundo semestre de 2011», explicó el experto.

Los útiles

Un recorrido por algunos negocios arrojó que, en un año, los productos de librería han sido los que más subas experimentaron.

En concreto, con respecto a 2011 las subas de precios fueron del 20%, casi al ritmo de la inflación provincial. Así, una familia que esté planeando sus compras familiares solamente en artículos de librería debe disponer mínimamente de $ 119,70.

El cálculo incluye los precios mínimos de un cuaderno Rivadavia, dos lápices, una lapicera, una carpeta, una mochila, un marcador y un set de fibra de 8 unidades (ver recuadro).

Desde Rayuela, afirmaron que los artículos han tenido subas y que la temporada de ventas de artículos escolares que recién se inicia, ya está marcada por las compras de los mendocinos.

«Muchos clientes saben que estas semanas son las indicadas para conseguir precios más convenientes. Es que una vez que se acerca el arribo de las clases, algunos precios pueden incrementarse», señalaron desde dicha librería.

«Los precios han subido un 20% en relación a la temporada pasada. El problema es que el Estado genera inflación. Por citar un ejemplo, subió el impuesto a los ingresos brutos y aumentó el costo de los servicios. Todo estos incrementos no se trasladan al precio de nuestros productos. Como consecuencia, baja la rentabilidad», agregó José Antón de Peuser.

Indumentaria y calzado

En el caso de la ropa escolar, en promedio, los aumentos con respecto al año pasado fueron de un 15%. Desde Balbi afirmaron que hace dos días han colocado la mercadería y que los mendocinos están optando por las prendas de mayor calidad.

«Los guardapolvos son los únicos que han tenido un incremento promedio de $ 20 con respecto al año pasado. Los pulóveres apenas han aumentado $ 10 en relación a 2011», apuntó una vendedora de Balbi.

A la hora de sacar cuentas, las familias deben destinar -como mínimo- unos $ 319,40 que incluye, un guardapolvo, un pantalón azul, una remera blanca, una camisa blanca, un buzo, una campera polar, y tres pares de medias.

«Hasta el momento, mantenemos los mismos precios desde noviembre pero es de esperarse un aumento del 25% (comparado a la período anterior) con el recambio de mercadería y el inicio de la temporada fuerte (febrero y marzo)», indicaron desde la casa de indumentaria escolar Le Puppet.

También señalaron que están teniendo problemas con las telas importadas que se están dejando de conseguir, como la sarga. «Dentro del país hay otras opciones pero de menor calidad y de precios mayores», agregaron.

En el caso del calzado escolar la variabilidad de precios también es constante. Hay modelos de zapatos para niños que arrancan desde los $ 65, pero también hay calzados que superan los $ 225. Lo mismo ocurre en zapatillas, con un abanico de precios y modelos que va de los $ 65, a los $ 139.

Motivos 

Sobre las razones que explican el incremento más leve para la ropa escolar, desde la la Cámara de Empresas Comerciales, Industria y Servicios (Cecitys), Susana Caballaro señaló que el año pasado el país exportó algodón.

«En cambio este año gran parte de la producción fue direccionada al mercado interno entonces, como consecuencia, los precios de la materia prima no sufrieron tantos incrementos», remarcó Caballaro.

Para la directiva empresarial, a la hora de la ventas, los más perjudicados serán los pequeños comercios por la presión impositiva, las subas de servicios públicos y salarios.

«Algunos remarcarán varios de sus precios, porque es real que este año hay que pagar más ingresos brutos, tasas municipales, alquileres que se ajustan al ritmo de la inflación y los incrementos salariales», remarcó Caballaro.

 

Fuente: Diario Los Andes.-