HomeECONOMIA

En un año, la energía sin subsidio aumentó hasta 60 por ciento

08/02/2012 Opina

Sin cuantificar el peso de los subsidios que la Nación ahora pretende reducir a su mínima expresión, en el último año el costo de la energía, para los hogares mendocinos que consumen 300 kilovatios como máximo, se incrementó hasta un 60%. No se trata del llamado cargo fijo, hoy en $ 3,14 bimestrales, sino de una suba del componente variable, es decir, lo que mide la demanda real, hasta ahora compensada en gran parte con la subvención nacional a la tarifa eléctrica.

Llevado a las necesidades cotidianas de una familia, significa que en el mejor de los casos una vivienda actualmente paga lo mismo, o en el peor escenario, más que hace un año, a un mismo nivel de consumo. E incluso, con un consumo menor al 31 de enero de 2011.

Aunque se refleja al comparar los cuadros tarifarios autorizados por el Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE) vigentes hasta el 31 de enero con el del mismo período de hace un año, puede entenderse mejor a través de algunos ejemplos: por el primer bimestre de 2011, Marta, una vecina de Capital, recibió una factura en base a una demanda de 279 kilovatios , a un valor unitario de $ 0,27 que, gracias al subsidio nacional, se tradujo en un importe neto a pagar de $ 47. Doce meses después, aun con un consumo reducido a 206 kilovatios y casi 70% del costo subsidiado, el incremento a $ 0,43 por kilovatio la obliga a abonar un monto idéntico.

Otros casos

Bastante parecida es la situación de Mariana, que vive en Dorrego. En diciembre de 2010, Edemsa le facturó una demanda de 162 kw, que se tradujo, con la subvención, en un pago de $ 32. Del mismo modo, pese a ahorrar 22kw (su demanda fue de 140 kw) y contar con más de la mitad subvencionado, el desembolso por su última boleta fue similar.

Por la casa de Godoy Cruz que Juan Carlos habita con su esposa y su pequeño hijo, y en base a un registro de 308 kilovatios consumidos en enero, la Cooperativa Eléctrica le facturó $ 68,17. Es el resultado de un consumo de más de $ 193 con impuestos incluidos, menos subsidios ($ 124,83).

La comparación con lo que Juan Carlos pagaba un año atrás deja en evidencia el incremento y cuánto incide la inyección de fondos nacionales: a comienzos de 2011, el uso de 225 kw equivalió a un monto de $ 87,57, aunque el importe final fue $ 49,69. Si se lleva al valor unitario, significa que en ese período el kilovatio pasó de $ 0,38 a $ 0,59.

Qué implica

Lo cierto es que lo que técnicamente se conoce como «cargo variable» -el segundo ítem que se visualiza en las boletas que llegan al domicilio e identificado como «energía sin subsidio»- no impacta en el VAD (Valor Agregado de Distribución), es decir, la ganancia de las distribuidoras eléctricas por prestar el servicio.

Se trata, ni más ni menos, del verdadero indicador del consumo, cuyo costo puede variar porque, entre otros factores, pondera cuánto cuesta el transporte de la energía hasta el suministro final así como las obras de ampliación de las redes de alta tensión que lo facilitan. Actualmente, gracias a la subvención nacional, los mendocinos pagan alrededor de $ 0,35 menos por kilovatio.

«Es un concepto técnico que refleja el costo de abastecimiento y, por ende, las condiciones del mercado mayorista eléctrico que provee la energía, que a su vez es un espejo del contexto energético y el momento geopolítico internacional», explican desde el área técnica del EPRE, donde también aclaran que «la proporción de los subsidios también creció».

Según el análisis, una de las causas del incremento es la amortización de la inversión en obras de ampliación del tendido eléctrico a nivel nacional, entre las que está la línea NOA-NEA, y también Comahue-Cuyo: una vez habilitadas, el costo global se «socializa» entre todos los usuarios del país, trasladándose paulatinamente a las facturas que llegan a los domicilios.

Cabe recordar que Comahue Cuyo, un tendido de alta tensión de 700 kilómetros con un costo de $ 2.700 millones, fue inaugurado por la presidenta Cristina Fernández en setiembre pasado. Forma parte del Sistema Interconectado Nacional, que ya sumó unos 4.500 kilómetros de extensión en los últimos años.

Fuente: Diario Los Andes.-