HomeMAS NOTICIAS

Mendocinos embarcaron en la fragata ARA “Libertad”

12/02/2012 Opina

Buenos Aires (11-02-2012) Dos estudiantes secundarios de Mendoza, Carla Ferrero y Valentín Tazare, viajaron la semana pasada más de1.100 kilómetros, para participar del programa “El mar nos une2012”junto a 46 jóvenes de todo el país. Embarcaron en la fragata ARA “Libertad”, visitaron destinos de la Armada Argentina, navegaron y conocieron lugares característicos de Buenos Aires y Mar del Plata.

Valentín Tazare egresó del colegio Margarita Cinca de Geary y Carla Ferrero fue abanderada y mejor promedio en su colegio, el Centro Polivalente de Arte de San Rafael.

La experiencia duró 5 días –del miércoles 1º al domingo 5 de febrero– donde realizaron una navegación en la fragata ARA “Libertad” de Mar del Plata a Buenos Aires de307 millasnáuticas (568 kilómetros), recorrieron destinos de la Armada Argentina en ambas ciudades y pasearon por lugares típicos.

“Vengo de San Rafael y no conocía el mar; me ha encantado”, expresó Valentín. “La verdad que esta ha sido una experiencia muy linda que nos ha servido y gustado a todos. No hemos parado de aprender. Nunca imaginé que el mar iba a ser el responsable de que conociera a tanta gente y aprendiera sobre el personal que está en la Armada”, agregó.

“Fue una experiencia muy linda a nivel humano por la interacción con otros chicos del país y todo el conocimiento del mar que probablemente no hubiera tenido por nuestra lejanía”, contó Carla.

El programa “El mar nos une” tiene como objetivo compartir la experiencia de una navegación y, por primera vez, la Armada Argentina y el Ministerio de Defensa de la Nación lo organizaron para los mejores estudiantes secundarios de todo el país.

Durante las diferentes actividades los jóvenes pudieron conocer la Fuerza Naval, vivir e intercambiar la experiencia con referentes de cada una de las 23 provincias argentinas más dos representantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Los sanrafaelinos de 18 años compartieron con la tripulación charlas y actividades propias del quehacer marinero; y con los jóvenes de cada provincia, su idiosincrasia particular.

Un viaje inolvidable

El día del encuentro fue el 31 de enero en Buenos Aires y visitaron el Edificio Libertad del Estado Mayor General de la Armada. De Buenos Aires partió el contingente hacia la Base Naval Mar del Plata, donde embarcaron en la fragata “Libertad”.

El lugar asignado para su estadía fue aquel que ocupan los guardiamarinas en comisión de la Escuela Naval Militar cuando realizan el tradicional Viaje de Instrucción cada año por el mundo. Los sollados masculino y femenino (habitaciones) y la cámara de guardiamarinas (comedor) fueron destinados a los nuevos visitantes.

Esa mañana visitaron el submarino ARA “Santa Cruz” y la corbeta ARA “Granville” en la Base Naval Mar del Plata. Por la tarde realizaron un recorrido por el puerto, la costanera y la ciudad del mar.

Prevista la navegación para la mañana siguiente, el contingente conoció la embarcación y asistió a charlas sobre seguridad en altamar y zafarranchos de abandono, con el salvavidas colocado y la asignación de botes en caso de siniestros.

Paseo por el mar: desde la diana al arriado del pabellón

Conocer la vida a bordo fue el objetivo y los chicos comenzaron a vivir la experiencia soltando amarras el jueves 2 de febrero a las 9 de la mañana desde la Base NavalMar del Plata hacia Buenos Aires. Bien temprano, ya había sonado diana, en jerga marinera significa hora de levantarse.

Luego de algunas actividades marineras, llegó el almuerzo en cubierta, aunque algunos ya habían empezado a sentir el mal de mar con náuseas y mareos propios de un paseo por las olas.

De popa a proa transitaban en la cubierta de la fragata los estudiantes secundarios y, de tanto en tanto, desarrollaban actividades marineras: cargaron velas, que significa guardarlas; descifraron señales y mensajes con banderas; aprendieron nudos de amarre con pequeñas y grandes sogas; y jugaron cinchadas con la tripulación del velero hasta la puesta del sol, momento que participaron de la ceremonia de arriado del pabellón nacional.

La hora del rancho entusiasmaba a los navegantes, quienes esperaban el almuerzo y la cena con hambre de verdaderos hombres de mar. Para los más afectados por el viaje, pan y manzana para estabilizar el estómago.

El viernes 3 continuó la navegación con actividades a bordo y “por haber demostrado poseer las cualidades de espíritu y temple, características de los verdaderos hombres de mar” se nombró a cada joven miembro honorario de la fragata, diploma mediante. A las 19, en el horizonte, ya se divisaban con nitidez los altos edificios de Buenos Aires.

Encuentro conla Gran Ciudad

Luego de la navegación Mar del Plata-Buenos Aires en el buque escuela dela Armada, el sábado 4 de febrero los chicos pasearon porla Boca, barrio cosmopolita de inmigrantes europeos: casitas de madera y chapa pintadas con vivos colores y bares con letras antiguas y filetes.

El fútbol es parte del atractivo turístico de Buenos Aires y la “bombonera” fue, entonces, el segundo lugar que visitaron. La próxima parada fue en Caminito, dos manzanas donde se conserva la tradición y las costumbres de principios del siglo pasado, del conventillo y el arrabal con patios de comidas típicas argentinas.

La tonada y el cantito propio en el hablar de cada chico del país se mezclaron con el italiano, inglés, portugués, japonés, alemán y otros idiomas de los extranjeros que visitaron aquella mañana el Caminito. Luego llegaron ala Basílicade Nuestra Señora del Rosario y el Convento de Santo Domingo, lugar donde descansan desde 1897 los restos de Manuel Belgrano.

Por la tarde, fueron al Museo Naval dela Nacióny al Paseo Victoria 602 del Tigre, lugar que une la historia naval argentina con el encanto de la ribera del río Luján. Fundado hace 120 años, el Museo Naval es Monumento Histórico Nacional con salas y parques dedicados a la temática de la navegación desde la prehistoria a la actualidad.

El domingo 5 el circuito comenzó por la zona de Retiro, donde se les fue relatando la historia de los edificios, estaciones de trenes y terminal, para luego pasear por el casco histórico de la ciudad: el Obelisco, la avenida 9 de Julio, el Teatro Colón,la Catedral, el Cabildo,la Casade Gobierno y el Congreso dela Nación. Luego, visitaron la zona de San Telmo y posteriormente la fragata ARA “Sarmiento”, primer buque escuela dela Armada Argentinay hoy museo.

“Lo que más me ha sorprendido del viaje fue la misma fragata que no la conocía. Cuando navegamos me sentí un poco mareado, pero en general muy cómodo por el trato que nos han dado. También se ha generado un grupo lindo de chicos de distintas provincias al que pudimos integrarnos sin problema”, dijo Valentín.

Carla tampoco conocía la fragata, había navegado una vez en canoa “pero es la primera vez que navego en un barco de esta envergadura; estoy muy agradecida y ojalá se repita la experiencia para otros chicos”, expresó.

“A mí me ha sorprendido la visita a un submarino y una corbeta, creo que de ninguna otra manera los hubiera conocido y es muy válido y enriquecedor. Me encantó”, concluyó Carla.

Desde la tarde del sábado hasta la mañana del domingo, los participantes del programa “El mar nos une2012”comenzaron el regreso a sus provincias. Fueron 50 despedidas por cada uno; 50 abrazos prolongados. El mar, el motivo de unirlos para siempre.

Por www.gacetamarinera.com.ar