HomeMAS NOTICIAS

Los semáforos de San Martín y Junín funcionan a medias por falta de focos

14/02/2012 Opina

La red semafórica de las ciudades de San Martín y Junín atraviesa un momento crítico, ya que a la rotura de algunos de sus equipos se suma, desde hace un par de semanas, una creciente cantidad de focos que se van quemando y que no son cambiados en muchos de los aparatos.

Ambas comunas señalan que han hecho los reclamos correspondientes a la Dirección de Vías y Medios de Transporte y desde ese organismo explican que el verdadero problema es la falta de focos para reponer aquellos que se queman: «Tenemos presupuesto, tenemos personal y movilidad para realizar el mantenimiento de los equipos, pero el asunto es que las lámparas originales no se fabrican más y cuesta conseguir las de remplazo».

Alcanza con hacer una recorrida por los semáforos de las ciudades de Junín y San Martín para comprobar que todos los equipos tienen al menos uno de sus focos quemados y que muchos de ellos funcionan con menos de la mitad de las lámparas. Así, y por dar un ejemplo, los semáforos de calle Las Heras y Tomás Thomas, en uno de los nudos más importantes del microcentro de San Martín, funcionan del modo más peligroso, ya que sólo prenden para los que circulan de Oeste a Este. «Si usted viene por Las Heras, tranquilamente puede suponer que los semáforos no funcionan porque no prende una sola de las luces», explica Mariano, remisero de la ciudad.

Situaciones similares se observan en los semáforos del hospital Perrupato, en San Martín y en el de Mitre y Sarmiento, en Junín, aunque hay problemas similares en otra media docena de esquinas de ambas ciudades y en algunos casos, como el de Boulogne Sur Mer y Avellaneda, en San Martín, donde directamente no funcionan. «Les avisamos de las roturas en forma permanente y cuando pueden vienen», explicó Daniel Hernández, director del Ordenamiento Territorial de San Martín y agregó: «Creo que el problema que tienen es que no consiguen los focos». También en la comuna de Junín explicaron que denuncian los problemas que van surgiendo en los semáforos, «aunque pasan los días y nadie viene a repararlos».

El delegado en el Este de la Dirección de Vías y Medios de Transporte se llama Anuar Muza, asumió el cargo hace pocos días y asegura que el problema con los semáforos tiene que ver con la escasez de los insumos: «Mire, presupuesto para mantener los equipos hay, personal y movilidad también. El problema es que los focos no se consiguen. Las originales son lámparas halógenas que ya no se fabrican y las que estamos poniendo como alternativa tienen una vida útil del 50 por ciento».

Muza dice que la solución es avanzar con la implementación de leds en todos los semáforos: «El proyecto para toda la provincia está, pero va a llevar tiempo; las lámparas halógenas tenían una vida útil de 3.000 horas pero ya no se fabrican y las que hemos adaptado sólo rinden unas 1.500 horas».

El funcionario admitió el problema que existe en la mayoría de los semáforos y señaló que esta semana comenzarían a remplazarse las lámparas quemadas: «Pero insisto, el problema son las lámparas y las de bajo consumo no pueden adaptarse porque detrás del vidrio de color, la luz prácticamente no se ve».

Fuente: Diario Los Andes.-