HomeECONOMIA

Docentes rechazan oferta oficial y piden sueldo inicial de $ 3.000

15/02/2012 Opina

El gremio docente mendocino amenazó al Gobierno en la mesa paritaria salarial que se inició ayer que, «si no pone algunos números concretos sobre la mesa en 24 horas y no hay cierre salarial lo antes posible, las clases no se iniciarán».

De esta forma, respondió el ofrecimiento de los representantes oficiales de un salario mínimo de $ 2.700 incluido el incentivo docente para el cargo de maestro de jornada simple, sin antigüedad y sin zona, un valor similar al propuesto por la Nación en la negociación con Ctera, pero el sindicato local aspira a un monto de 3.000 pesos para ese cargo, el mismo que reclama su par nacional.

«Acá no es como en la discusión nacional que apuntan a continuar con las tratativas después del 28. En Mendoza es diferente y si las clases no empiezan, será responsabilidad del Poder Ejecutivo», plantearon ayer el secretario general del SUTE, Javier Guevara, y su secretario gremial, Alberto Ortiz.

Si bien el primer encuentro en la Subsecretaría de Trabajo se desarrolló en un clima de normalidad, en algunos momentos tanto el representante del Poder Ejecutivo que preside la comisión oficial, Rubén Boris, como los dirigentes del SUTE, pusieron énfasis en cada una de las posiciones.

«Desde el Gobierno lo que buscamos es tener a la mayor brevedad posible una propuesta simple, integral, concreta y completa para que los trabajadores de la educación la puedan evaluar y puedan expedirse. Lo que nosotros estamos diciendo es que necesitamos 48 horas y no atarnos. Mañana pueden tener una propuesta en números», expresó Boris.

El SUTE, además del mínimo de 3.000 pesos, solicitó modificar los topes de las asignaciones familiares para evitar que el incremento salarial se pierda al disminuir los montos de dichas prestaciones.

También pide discutir la estructura salarial con los criterios de incrementos remunerativos y bonificables, a partir del 1 de enero y como ya ha sido acordado en diciembre, además de reafirmar que el aumento salarial es para docentes y no docentes. En este punto se incluye a los celadores.

Por su parte el representante de la Dirección General de Escuelas, Sergio Bonsangüe, aclaró que el cambio de los rangos o topes en lo que hace a las asignaciones constituye una medida general que involucra a todos los agentes estatales, razón por la cual se requiere la intervención de la Legislatura.

El representante oficial aceptó la continuidad en el funcionamiento de la comisión mixta para elaborar simulaciones que contemplen distintas estructuras salariales de 2.700 pesos en adelante. Posteriormente y al no haber acuerdo en el monto ofrecido, se dispuso pasar a un cuarto intermedio hasta hoy, a las 17, si bien se aclaró que trabajará la mesa mixta de simulaciones ya que se acortan los tiempos.

Por su parte el gremio de celadores encabezado por Miguel Sosa se hizo presente en la paritaria, como escucha. Esos trabajadores plantearon que solicitan un básico de 1.500 pesos, ya que actualmente el monto es de 738 pesos por debajo de la línea de la pobreza. En la paritaria, por tener más afiliados, el gremio que discute es el SUTE.

Fuente: Diario Los Andes.-