HomeMAS NOTICIAS

Detectan hacinamiento de obreros y trabajo infantil en una finca del Este

17/02/2012 2 Comentarios

Aunque desde el Gobierno constataron la realidad, desde la empresa santarrosina y algunos peones salieron a poner paños fríos sobre el asunto. "Acá no hay explotación, ni ningún niño trabajando", aseguraron.La Subsecretaría de Trabajo realizó ayer un operativo en una importante finca de Santa Rosa, donde los inspectores detectaron trabajo infantil y a un grupo de bolivianos y tucumanos sin documentos y cosechando, en negro.

Los viñedos pertenecen a la firma Gipsyes SA y, según se verificó, los cosechadores viven allí amontonados y sin las condiciones mínimas de higiene y de seguridad. Sin embargo, el encargado del lugar y algunos de los cosechadores salieron a defender su trabajo, restaron dramatismo al asunto y aseguraron que «acá no hay explotación ni ningún niño trabajando».

La finca Gipsyes SA tiene 120 hectáreas de viñedos, pertenece a Eduardo Llaver y está ubicada en calle Suárez, a unos siete kilómetros al norte de la ruta 7, en Santa Rosa.

Allí, y en un operativo realizado con las primeras luces de la mañana de ayer, la Subsecretaría de Trabajo labró varias actas de infracción: «Había 45 personas en una casita pequeña, sin servicio de agua potable, sin servicio médico, con pésimas instalaciones de los sanitarios y sin electricidad. Además se encontró a 20 niños en un galpón, también en pésimas condiciones de higiene y seguridad».

En otra de las actas de infracción se deja constancia que se encontró trabajando a un niño de 12 años, a otros tres de 15 y a cinco de entre 16 y 17 años, sin autorización. Además había un bebé de 9 meses y dos niños de 2 y 5 años que acompañaban a sus padres en las hileras de viñedos, mientras ellos cosechaban, lo que representa un gran riesgo para los menores».

Diario Los Andes dialogó con el encargado de la finca, Omar Villalobos, y con algunos de los cosechadores tucumanos y todos defendieron las condiciones en las que allí se trabaja y aseguraron que no hay niños cosechando.

«Desde hace más de diez años vienen a cosechar las mismas familias tucumanas; serán unas 30 personas que se reparten en dos casas y en un galpón», explicó Villalobos y siguió: «Acá no hay niños trabajando y puede ser que algunos de los pibes de 16 ó 17 años entren a cosechar para ganarse unos pesos, pero eso ha sido así toda la vida ¿O me va a decir que es de ahora que los muchachos trabajan la viña?».

Raúl Ibarra es uno de los tucumanos que cosecha en la finca Gipsyes y dice que viene al mismo lugar desde hace 12 años: «Mire, de enero a marzo en Tucumán no hay nada para hacer; no hay trabajo hasta abril, que es cuando arranca el limón o hasta mayo, con la zafra, y por eso es que los tucumanos venimos».

«Yo he cosechado para Llaver de soltero, lo hice estando de novio y ahora lo hago de casado y con mi mujer; tengo tres pibes, de un año, de seis y de ocho, y me vengo con toda la familia porque no los puedo dejar, pero tampoco pongo a los niños a trabajar».

El encargado de la finca aseguró que todos los obreros están en blanco, que el patrón les ha dado tres heladeras, seis garrafas, baños químicos y algunos televisores: «Dicen que falta higiene y algo de eso puede haber, pero esto es la cosecha mi amigo y si usted se mete a cosechar se va a ensuciar y se va a mostear. Eso lo sabe cualquiera que haya pisado un surco. ¿Qué quieren, que la gente ande de punta en blanco en la viña?».

Ariel Pringles, titular de la Subsecretaría de Trabajo de Mendoza explicó que «los encargados de estos viñedos obstruyeron la tarea de los inspectores, que hubo gritos, amenazas y que muchas personas escaparon por los viñedos, pensando que iban a perder su trabajo, cuando lo que nosotros hacemos es velar por sus derechos y para que se les pague lo que manda la ley».
Pringles calificó lo del trabajo infantil como «realmente grave» y explicó que «aunque muchos lo defienden con la excusa de que se trata de un asunto cultural, es una barbaridad que hay que perseguir y sancionar».

El funcionario agradeció las denuncias telefónicas que reciben y aseguró que irán a la Justicia: «A través de la Subsecretaría de Derechos Humanos vamos a hacer la denuncia penal correspondiente. Lamentablemente, hay empresarios inescrupulosos que creen que la variable de su ganancia pasa por contratar menores o a gente con mucha necesidad».

 

Fuente: Diario Los Andes.-

2 Comentarios »

  • maru dijo:

    entiendo a la gente q dice q la cosecha es asi, q se mostea y se ensucia, estoy de acuerdo, tbn con q vengan de otros lugares como bolivianos y tucumanos, etc a cosechar, si a decir verdad nuestra gente no kiere hacer ese trabajo, en cto a los niños, no lo admito, eso no puede suceder aca ni en ningun lado, eso es explotar, kizas los padres q vienen con ellos no se dan cta, pero no se debe permitir, vamos por los derechos de los niños a una vida digna, a una infaqncia como debe ser.

  • mar dijo:

    que ridiculos señores….16 y 17 años, ya tienen edad y eso no es explotar…hay chico que piden por favor tener un trabajo! pero no.el gobierno este prefiere que anden tdo el dia por la calle. verguenza y asco me dan