HomeECONOMIA

Estudian otro aumento de la tarifa de agua a partir de junio

19/02/2012 Opina

Una deuda flotante de 18 millones de pesos y un déficit sostenido que obligará al Poder Ejecutivo a seguir girando fondos para las obras de emergencia, es el resultado financiero que arroja la empresa de agua y saneamiento a un año y cinco meses de su retorno a manos de la Provincia.

El último incremento tarifario, que alcanzó el 35 por ciento y fue autorizado por Celso Jaque a menos de 24 horas de dejar la Gobernación, aún no se aplica sobre la totalidad de los usuarios, pero por estos días un equipo técnico de la firma ya comenzó a definir la próxima suba de tarifa, que planea aplicarse a partir de junio próximo y corresponde al primer semestre de este año aunque no será retroactiva.

El ex presidente de Aysam y actual ministro de Infraestructura, Rolando Baldasso, consideraba hace poco menos de un año que la tarifa debía subir, al menos, 60 por ciento para poder llevar la empresa al equilibrio financiero.

La actual conducción, bajo el liderazgo de Luis Böhm, no quiere arriesgar números pero recuerda que hay que actualizar montos teniendo en cuenta los incrementos salariales y también de los insumos.

Una vez estipulado el porcentaje y aprobado por el Ejecutivo, será el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) quien deberá revisar los números y autorizar la suba pretendida o modificarla.

«El estado operativo de la empresa es calamitoso». La frase corresponde al titular de la empresa de agua y saneamiento, Luis Böhm, cuando se le consulta sobre el estado financiero de Aysam.

El Poder Ejecutivo no pudo girar los fondos comprometidos en tiempo y forma durante los dos primeros ciclos de la empresa y en diciembre pasado no había plata en caja ni para pagar los aguinaldos de los 686 trabajadores, por lo que debieron cancelarse en dos cuotas; la segunda fue depositada en enero.

Diecisiete meses cumplirá en unos días la empresa de aguas estatal tras la embestida del Gobierno a un grupo de accionistas extranjeros por desinversión.

Hasta el momento, la Provincia no eleva la demanda millonaria contra la anterior conducción que podría alcanzar los 738 millones de pesos, un monto similar al que exige el plan maestro de obras elaborado por el Poder Ejecutivo para los próximos 10 años.

Para esto, tanto Asesoría de Gobierno como Fiscalía de Estado esperan la luz verde de Francisco Pérez, teniendo en cuenta que ya están calculados y detallados todos los daños que dejó el desmanejo de los anteriores concesionarios, quienes en los últimos 10 años invirtieron sólo 12 por ciento de lo comprometido. Mientras, el millonario reclamo ante el Ciadi (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones) por parte de Saur sigue su curso.

Incrementos autorizados

Junto a la ley de creación de Aysam, el Gobierno advirtió a la Legislatura que durante el primer año de operación estatal la nueva firma tendría un déficit de 35 millones de pesos, mientras que para 2011 se proyectaban otros 22, y para el funcionamiento operativo de 2012 iban a faltar 11 millones de pesos. Junto a esa norma, se autorizaron tres incrementos tarifarios que debían ser paulatinos.

El primero ya se concretó porque logró la firma del ex gobernador Celso Jaque un día antes de abandonar la gestión.

Algunos usuarios comienzan a pagarlo a partir de este mes teniendo en cuenta que la empresa ha aplicado el incremento al 75 por ciento de los usuarios. El resto comenzará a ver el incremento en su factura del mes próximo.

Pero aún falta aplicar dos incrementos: uno durante el primer semestre y otro en el segundo de este año, que ya tienen ratificación legislativa. Es en el primero donde ya comenzó a trabajar la comisión técnica.

Al igual que durante la administración de la empresa en manos privadas, el Poder Ejecutivo no ha cancelado los aportes correspondientes a subsidios para jubilados y carenciados. Se trata de 6 millones de pesos que se acumularon en 2010 y 2011, y otros 3 millones que se sumarán a fines de 2012.

Böhm aclaró que parte de esos 6 millones de pesos están llegando a la empresa, aunque admitió los retrasos y recordó las dificultades financieras del Gobierno durante 2011.

La empresa debió afrontar los incrementos salariales acordados por los trabajadores en paritarias que durante el año pasado alcanzaron el 23% y en unos días comienza una nueva negociación por el aumento solicitado para este año.

El plan de inversiones de la empresa es una de las mayores preocupaciones del Poder Ejecutivo por estos días. El tema es que si bien el año pasado se llamó a licitación a los bancos para tomar un crédito de 100 millones de pesos, los dos que se presentaron -el Patagonia y el Hipotecario- ofrecieron sólo 30 millones de pesos cada uno.

Pero, además, las condiciones eran diferentes y por esto el ministro de Hacienda y Finanzas, Marcelo Costa, está intentando mejorar las ofertas para poder tomar los préstamos de las dos entidades. El resto no se sabe de dónde saldrá.

Böhm confía que en un mes se cierre la negociación y los fondos sean girados a la empresa dentro de 45 a 60 días.

De estos fondos, un 80 por ciento irá a parar a Aysam y el resto a los municipios prestadores y a pequeños operadores. Böhm considera que estos fondos deberán utilizarse para mejorar el estado operativo de la empresa y no a grandes obras.

 

Fuente: Diario Los Andes.-